Naudir Delta: Malestar por la posible reactivación del polémico emprendimiento

Una ONG ambientalista acusó al Municipio de “encubrir y beneficiar” a la empresa desarrolladora E2, de Adrián Saracco. Pero las autoridades negaron que estén evaluando levantar la clausura de las obras.

Una ONG ambientalista acusó al Municipio de “encubrir y beneficiar” a la empresa desarrolladora E2, de Adrián Saracco. Pero las autoridades negaron que estén evaluando levantar la clausura de las obras.

Una nueva controversia envuelve al barrio cerrado Naudir Delta, a diez meses de que la construcción del emprendimiento haya sido suspendida por un fallo judicial tras comprobarse que sus desarrolladores habían falsificado documentación oficial en el expediente de habilitación.

Pese al grave hecho de que la empresa E2, fundada y dirigida por Adrián Saracco, haya adulterado un informe correspondiente a la evaluación de impacto ambiental, la construcción del barrio náutico ubicado a la vera de la ruta 25, cerca del río Luján, en Belén de Escobar, podría reactivarse si los desarrolladores logran destrabar el trámite a nivel provincial.

Desde el 13 de diciembre se está llevando a cabo un proceso de audiencias virtuales convocado por el Municipio, que finalizará este lunes. Se trata de una consulta de carácter no vinculante donde los vecinos pudieron realizar preguntas y/o reclamos de manera online y a las cuales la empresa E2 debía responder con un informe técnico.

“El objetivo de esta instancia es que la autoridad administrativa, previo a la toma de una decisión, acceda a distintas opiniones sobre el tema en forma simultánea y en pie de igualdad a través del contacto con interesados y expertos en la temática”, sostiene el decreto 3049/22 firmado por el intendente interino Carlos Ramil, que habilitó la convocatoria.

Aunque desde el Municipio aseguraron a El Día de Escobar que este proceso “de ninguna manera implica” la reactivación de las obras (ver subtítulo: La respuesta del Municipio), la convocatoria fue tomada como una ofensa por parte de los ambientalistas. “Como ya resulta un modus operandi habitual en la actual gestión municipal, el Ejecutivo pretende aprovechar el relajamiento de final de año y el cierre del año judicial, en esta oportunidad sumado a la distracción que genera en el público el Mundial de Fútbol, para habilitar de modo ilegal y fraudulento el emprendimiento Naudir Delta”, expresó en diciembre la Organización de Ambientalistas Autoconvocados.

Movimiento de suelo. Las obras están paralizadas desde marzo de 2022 por un fallo judicial.

“Las obras de Naudir Delta son ilegales por no contar con Declaración de Impacto Ambiental (DIA), entre otros permisos que deberían haberse obtenido antes de iniciar las obras, que ya destruyeron más de 85 hectáreas de humedales. Más aún, en el desarrollo de la causa judicial demostramos que tanto la empresa como el Municipio intentaron hacer pasar por auténtico un documento público adulterado con el objeto de aparentar la existencia de una habilitación ambiental inexistente, tal como acreditó el propio Ministerio de Ambiente de la provincia”, agrega el comunicado de la ONG.

Te puede interesar  Multan a la desarrolladora de un country de Escobar por múltiples anomalías

En la misma línea, cuestionaron que “el intendente de Escobar ha salido nuevamente en auxilio de los mercaderes de suelos, como lo hizo cuando encubrió a la empresa E2 ocultando la información pública sobre Naudir Delta durante más de tres años, permitiéndole avanzar impunemente con las obras a pesar de conocer su ilegalidad”.

“La ley establece que la evaluación de impacto ambiental debe realizarse en forma previa al inicio de las obras. Una vez iniciadas, resulta imposible y absurdo ‘predecir’ ni ‘prevenir’ un impacto o daño ya producido. Lo que corresponde hacer, por el contrario, es establecer y dimensionar dicho daño para dar lugar a la obligación de recomposición ambiental normada en el artículo 41 de la Constitución Nacional y el marco normativo de orden público ambiental”, explican en el texto, emitido al inicio de la convocatoria a las audiencias virtuales.

“Ni más ni menos que eso es lo que estamos solicitando en el proceso judicial, al cual debería sujetarse el Municipio en lugar de defraudar la confianza pública encubriendo y beneficiando a un empresario amigo”, concluyó la Organización de Ambientalistas Autoconvocados.

Daño ambiental. Se estima que e emprendimiento afecta a 85 hectáreas de humedales.

La respuesta del Municipio

Desde el Ejecutivo le bajaron decibeles a la polémica suscitada por el proceso de participación ciudadana y aclararon que “de ninguna manera implica” la reactivación de las obras. “Eso será resuelto en última instancia por la Justicia”, remarcaron fuentes de la Secretaría de Legal y Técnica ante la consulta de El Día de Escobar.

“En este caso, el Municipio de Escobar únicamente dio trámite administrativo ante un nuevo estudio de impacto ambiental presentado por la desarrolladora que lleva adelante el emprendimiento del Naudir Delta”, detallaron. Y señalaron que en las audiencias virtuales se recepcionaron cerca de 250 consultas.

Te puede interesar  Multan a la desarrolladora de un country de Escobar por múltiples anomalías

También pusieron énfasis en que el proyecto del barrio cerrado no sólo está frenado por la medida cautelar del Juzgado Civil y Comercial Nº2 de Zárate-Campana, que la Cámara de Apelaciones ratificó tres meses después, sino que también el Municipio clausuró las obras.

“El proceso de participación ciudadana se realiza porque así lo determina la ley de medio ambiente cada vez que un desarrollo presenta un estudio de impacto ambiental ante la autoridad de aplicación. La cautelar ordena que no se puede avanzar en la construcción del barrio, de casas o de infraestructura, hasta tanto se cuente con la habilitación ambiental del emprendimiento, el cual está realizando el proceso de regularización a través de la Dirección Provincial de Ordenamiento Urbano y Territorial. En este proceso, además de muchas otras habilitaciones y documentación, le exigen la habilitación ambiental municipal”, explicaron voceros del Ejecutivo local.

“Los trabajos se pueden reactivar únicamente si el juez competente ordena el levantamiento de la medida cautelar. El Municipio no es parte en dicho expediente”, concluyeron.

Barrio náutico. Naudir Delta se promociona como un lugar que ofrece exclusividad y privacidad.

Privacidad a cambio de humedales

Naudir Delta es uno de las nuevas urbanizaciones privadas que está proliferando a la vera de la ruta provincial 25, entre la barranca de El Cazador y el río Luján y a metros de la reserva natural conocida como La Cañada, compuesta por 50 hectáreas.

El proyecto está a cargo de la empresa E2, impulsora de otros desarrollos inmobiliarios sobre los bañados escobarenses como El Naudir Aguas Privadas y El Cazal. Su fundador y CEO es Adrián Saraco.

En su sitio web, la firma de real estate se vanagloria de su habilitad para “convertir metros cuadrados en oportunidades de negocios”. Y define a Naudir Delta como “un ámbito ideal y equilibrado para vivir lejos de la ciudad y en un entorno donde poder hallar los servicios de salud, educación y centros comerciales”.

“Está pensado para los que eligen una mejor calidad de vida, para los que la exclusividad tanto como la privacidad son valores que se reconocen a simple vista”.

Un lote con amarras en este barrio náutico vale 100 mil dólares, pero podría ser mucho más costoso para el medioambiente si se tiene en cuenta el daño que provocaría su sola existencia.

Por Alejo Porjolovsky

Dejá tu comentario

Seguí leyendo