“Acero” Cali dejó el bloque del FPV con fuertes críticas al Intendente

El mediático concejal acusó de “egoísta y autoritario” a Ariel Sujarchuk, molesto por no haber tenido su respaldo para presidir el Concejo Deliberante. “Hablamos de trabajar en equipo, pero me sentí en el banco de la tribuna”, argumentó el ex luchador.

blank
blank
blank

Se dio vuelta. A tres semanas de haber asumido, el ex luchador de kick boxing se alejó del oficialismo.

El mediático concejal acusó de “egoísta y autoritario” a Ariel Sujarchuk, molesto por no haber tenido su respaldo para presidir el Concejo Deliberante. “Me sentí en el banco de la tribuna”, argumentó.

“Ariel es de ACERO y Acero HACE”, decía el eslogan de campaña que acuñó Jorge Cali tras bajarse de su precandidatura a intendente para respaldar la de Ariel Sujarchuk. Pero el idilio político duró lo que un suspiro y este miércoles, tan solo 21 días después de haber jurado como concejal, el ex luchador anunció su alejamiento del bloque oficialista, con duras críticas al flamante jefe comunal.

Enojado, molesto, desilusionado. Así se mostraba esta mañana en el Concejo Deliberante el histriónico legislador, quien tras anunciar su decisión en rueda de prensa habló con El Día de Escobar y expuso las razones de su desencanto con Sujarchuk. “Yo demostré honestidad, trabajo y tracción para que él logre el objetivo, que es transformar Escobar. Coincidíamos en que teníamos que trabajar en conjunto, pero yo, en vez de sentirme parte del equipo, me sentí en el banco de la tribuna”, expresó, con indisimulable bronca.

El ex campeón de kick boxing, afín a Daniel Scioli, sostuvo que su relación con el nuevo intendente, a quien elogiaba encendidamente hasta hace apenas unos días, se fue deteriorando con el paso de los meses. “Los diálogos ya no eran amenos”, reveló, aunque era un secreto a voces que el nivel de empatía entre ambos era bajísimo.

“Yo no pienso que fui traicionado por Ariel. Lo único que siento es que la política lo está llevando a cometer errores garrafales. Que en menos de diez días le hayan renunciado dos secretarios -de Salud y de Planificación y Obras Públicas- demuestra, sin lugar a dudas, la política autoritaria que él quiere construir. Con esa soberbia, conmigo no puede contar”, sentenció.

Más allá de sus argumentos, en los corrillos políticos ya se auguraba un inminente distanciamiento de “Acero” con el oficialismo, dada su absoluta falta de protagonismo en el armado político de Sujarchuk. Su ausencia en la asunción del intendente fue una señal clara de la tensión entre ambos. La gota que colmó el vaso fue haber sido desplazado por Hugo Cantero de la recompensa que tanto anhelaba: la presidencia del Concejo Deliberante.

blank

Ayer nomás. A días del ballottage presidencial, Sujarchuk y Cali mantenían una relación cordial.

Sin embargo, públicamente Cali prefirió dar una versión algo retocada del tema: “Yo no vengo por un beneficio personal. Lo demostré bajándome de mi candidatura a intendente. No es por eso. De hecho, me ofreció ser el jefe de Gabinete y también otros cargos jerárquicos que eran muy ambiciosos y los rechacé. La decisión fue por una cuestión ideológica y de falta de respeto. Lo que sí le pedí es que me apoyara con la presidencia del Concejo, cosa que él sostuvo que no y ahí me di cuenta el egoísmo político que tiene y la participación política que me daba”, adujo.

También se refirió a sus ahora ex compañeros de bancada: “Sentí que el bloque del Frente para la Victoria no me representaba. Más allá que no tengo nada con mis compañeros, sí faltaba el diálogo y consenso de los demás concejales, y a partir de ahí empecé a construir una relación dentro del Concejo que me motivó a empezar a crecer y seguir construyendo”, explicó.

Sobre su flamante bloque unipersonal, al que denominó “El peronismo que viene”, dijo que desde ahí va a poder “levantar la mano, desarrollar y avalar las normas que realmente representen a los ciudadanos de Escobar”.

Si bien es noticia, para los escobarenses ya no son ninguna sorpresa los saltos de un espacio a otro de muchos dirigentes políticos, tan de moda en este 2015 que se va. Lo que sí llama la atención es la cantidad de palos en la rueda que está recibiendo Sujarchuk a menos de un mes de iniciar su gestión.

Por Damián Fernández

Dejá tu comentario

Seguí leyendo