Garín, cerca de la revolución

far-portada El 30 de julio de 1970, las FAR saltaron a la escena nacional al tomar el control del pueblo, robar el Banco Provincia, la comisaría y matar a un policía.

blank
Las pintadas que dejaron las FAR en el destacamento policial de Garín.

Las pintadas que dejaron las FAR en el destacamento policial de Garín.

Retiren a los chicos que estamos haciendo un procedimiento, ¡rápido, por favor!”. De esta manera, tan entrenados, tan amables, tan fríos, y con la bandera de una revolución como ideal, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) tomaban la localidad de Garín el 30 de julio de 1970.

Cerca de 40 personas controlaron simultáneamente las principales entradas y salidas de vehículos por 50 minutos; cortaron los cables de comunicaciones que tenía el pueblo con otros; coparon la comisaría, secuestraron siete pistolas de diferentes calibres, cuatro revólveres, dos metralletas, cargadores, chapas y uniformes policiales; además, robaron tres millones de pesos de moneda nacional de aquellos años al Banco Provincia de Buenos Aires y mataron al cabo primero Fernando Sullings en ese atraco.

El plano de las operaciones de las FAR en Garín.

El plano de las operaciones de las FAR en Garín.

Aquella mañana amaneció soleada, como una más del invierno tranquilo que se vivía por esa época. Aunque algunos movimientos raros fueron percibidos por los vecinos de la zona que hacían las compras: “Eran mujeres muy modernas y llamativas, que vendían unas artesanías”, recordó un comerciante. Esas primeras visitantes fueron las encargadas de aprobar el ingreso del resto del grupo por intermedio de modernos walkies tolkies.

Cerca de la una de la tarde, una pareja se dirigió a la central de Entel, ubicada frente a la estación de trenes. Como era un horario de descanso, entraron por la vivienda lindera de los caseros haciéndose pasar como empleados de la empresa que estaban realizando un censo. Después de hablar un largo rato con la encargada de limpieza llegó otro supuesto empleado que le solicitó las llaves de la oficina principal. Así llegaron a cortar con un serrucho el cable central que comunicaba a Garín con las localidades vecinas.

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la edición de julio de DIA 32 (disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar)

Fotografía e imagen: Archivo de La Nación

Dejá tu comentario

Seguí leyendo