“Debemos oponernos al doble discurso, venga de donde venga”

portada “Lo primero que debería hacer Walter Blanco es hablar con la gente de Lambertuchi”, expresó el presidente del Foro Vecinal de Seguridad en declaraciones a El Día de Escobar.

blank
blank
Butori, Juan

El presidente del Foro, decepcionado con la clase dirigente.

El presidente del Foro Vecinal de Seguridad de Escobar, Juan Butori, salió a poner en caja al Jefe de Gabinete del Municipio, Walter Blanco, que días atrás había acusado a esa organización de tener “una soberbia incomprensible” y “exigencias inaceptables” en el control de la licitación de las cámaras que se instalarán en el distrito.

Sin ánimo de establecer una pelea personal con el verborrágico funcionario sanfernandino, Butori enumeró las contradicciones entre los mensajes del Ejecutivo y sus actitudes en la relación con el Foro.

¿Cómo tomó las declaraciones de Blanco, que tildó al Foro de soberbio?, le preguntó El Día de Escobar.

No creo que sea soberbia pretender que se cumpla un compromiso que primero fue verbal y después fue escrito. Con esta gestión venimos conversando desde que asumió; primero con “Coty” Rognone, que cuando estaba en Gobierno participaba de una manera muy activa en todas las reuniones del Foro y hacia solo quien tengo palabras de reconocimiento. Después con Cantero, que no vino nunca al Foro pero nos recibió un par de veces y siempre tuvo un trato muy cordial y consecuente con el Foro, reconociendo nuestro trabajo. Cuando se entregaron los patrulleros en Garín y cuando se firmó el convenio del plan de “Protección Ciudadana”, en Solanas, el Intendente nos exhortó públicamente a participar, incluso me lo dijo personalmente. Y en el acuerdo que firmamos el año pasado, en noviembre, se explicitó que la seguridad era un tema que no tenía que tener connotaciones partidarias y que el Ejecutivo iba a trabajar en conjunto con el Foro y la Cámara de Comercio. Es más, era un convenio tan generoso que se iba a abrir a que lo firmen otras instituciones, aunque después el Municipio no lo impulsó.

¿Quiere decir que el Ejecutivo se contradice entre lo que dice y lo que después hace o acepta?

Y sí… Lamentablemente, hoy en todos los ámbitos del país vivimos las mismas conductas de las autoridades políticas: hay un doble discurso permanente. Para dar un ejemplo, en una reunión nos dijeron que íbamos a poder acceder a toda la documentación de la licitación y cuando la fuimos a pedir nunca apareció. Si eso no es doble discurso… Creo que las personas de bien nos debemos oponer a todo lo que sea doble discurso, venga de dónde venga, sea del Municipio o del ciudadano.

¿Es cierto que alguien del Foro pidió participar en la elaboración de los pliegos para la licitación de las cámaras?

No, ¿¡cómo vamos a querer elaborar los pliegos!? Eso lo tiene que hacer el Municipio. Nosotros tenemos claro que lo único que podemos hacer es sugerir o controlar, pero nuestro trabajo no es ejecutar.

¿En ese punto coincide con Blanco, que dijo que la tarea del Foro es vigilar a la policía y no fijar las políticas de seguridad?

No, no coincido. Obviamente que no vamos a fijar las políticas de seguridad. El Foro es un instrumento que creó la ley provincial de seguridad, sancionada en el año ‘98, donde la Provincia creaba una nueva institución para que participe en el control y también en las propuestas. Y nosotros hacemos propuestas. Las políticas las tiene que hacer el Estado en base a las propuestas, nuestras y de todas las áreas que ellos consideren relevantes. Nuestra posición es cumplir con eso: participar y proponer.

¿Siente la necesidad de hacer alguna aclaración con respecto a que al Foro no le interesan problemáticas de lugares como el barrio Lambertuchi, como dijo Blanco?

Blanco vino una sola vez, cuando era funcionario de Silvio González, y creo que en aquel momento habrá tenido una percepción equivocada. Lo primero que debería hacer es hablar con la gente de Lambertuchi y ver si realmente el Foro no estuvo presente cuando tuvieron problemas. Nosotros, incluso, hemos tratado de conciliar posiciones entre varias instituciones del barrio, hemos armado mesas de trabajo y un testigo privilegiado de eso es Rognone. Es claro que el Foro ha participado siempre y que nunca importó el nivel socioeconómico del damnificado, eso no tiene nada que ver con el espíritu del Foro. Y quiero aclarar algo más: no solamente los que ganan las elecciones tienen derecho a participar en la vida civil del país.

¿Le sonó a canchereada que haya dicho “nosotros ganamos las elecciones…”?

No, no me sonó a canchereada, pero es un latiguillo que ya está instalado, como de moda, y lo escuché en varios niveles. Que el que opine distinto al poder se arme un partido político y se presente a elecciones. Esa es una reducción cavernícola de la democracia. Todos hacemos política, aunque no todos hacemos política partidaria.

¿Qué cree que motivó al Jefe de Gabinete a hacer este tipo de comentarios?

Se habrá ofendido por algo que dijimos, pero nuestra intención no es ofender sino participar para aportar nuestra experiencia. Ahora, hay algo que no entiendo del Municipio: nosotros tuvimos reuniones con “Coty” Rognone, con Hugo Cantero, con Sandro Guzmán, obviamente con Juan Carlos Papa, y nunca tuvimos una reunión con Walter Blanco ni nunca se nos dijo que él tuviera algo que ver con el tema de la seguridad. Y ahora resulta que es el responsable del principal proyecto de inversión en seguridad que se va a hacer en Escobar, cuando es un funcionario que dentro de un mes se va a ir. Fijémonos que no nos vaya a quedar un caballo de Troya. ¿Qué va a pasar si después hay un problema y el funcionario que era responsable de eso, que nunca participó en nada, no está? ¿Le vamos a echar la culpa al gran bonete?

¿Está disconforme con la manera en que se manejó la licitación de las cámaras?

Me hubiera gustado que haya diez y no dos oferentes; que la licitación esté abierta durante un mes y no durante dos semanas. Todas esas cosas tienden a generar dudas. Y para no tener sospechas, queremos que nos ilustren sobre este proyecto. Por eso lo invitamos a participar de la reunión del Foro, para que explique cuál es el plan, ya que, según tengo entendido, si no lo explica él no lo puede explicar nadie.

¿Todo esto hace que usted se sienta decepcionado, como lo manifestó en otro medio, con la política de seguridad del Municipio?

No con la política de seguridad, sino con la actitud. Y esto ya se lo dije a funcionarios del Ministerio de Seguridad, en La Plata. Los que participamos en las instituciones intermedias nos sentimos profundamente defraudados por los administradores públicos, porque nos dan unas expectativas bárbaras y después nos van desinflando como a un globo. Eso provoca un abatimiento moral. Uno siente dolor por haberse visto defraudado en su buena fe. Nosotros siempre hablamos con los funcionarios, sean de donde sean, con buena fe, no vamos con otra intención que no sea lo que estamos hablando. Por eso nos sentimos completamente defraudados. No por la política, por las actitudes.

¿Qué opinión le merece la designación de Juan Carlos Papa, un hombre del Foro, como director general de Prevención Comunitaria?

Honestamente, ni siquiera sé muy bien cuál va a ser el foco de esa área. Nosotros queríamos una Secretaría de Seguridad, donde haya alguien que coordine temas que tienen que ver con el Municipio, la Justicia y las instituciones. Y, en ese sentido, me parece que lo que se ha creado es algo mucho más acotado. Pero el movimiento se demuestra andando, así que lo mejor que podemos hacer es esperar a que esto funcione. Y ahí diremos si nos parece que funciona bien o mal. Lo nuestro es de buena fe.

¿Tiene reservas en cuanto a que las circunstancias condicionen el desempeño de Papa?

Sí, porque cuando uno entra a trabajar como funcionario público, dentro de un equipo, pierde su individualidad. Todos queremos que trabaje y le vaya muy bien, pero vamos a ver. Cuando uno pierde la esperanza en el que se la había dado, en este caso el Municipio, es como el cuento del pastor mentiroso. Después, cuando es verdad, la gente ya no le cree. Todavía tenemos un poquito de ilusión, aunque nos la han gastado bastante. Debería haber un cambio sustancial. Nadie le puede quitar a las instituciones el derecho a opinar y participar.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo