YPF planta bandera en el Paraná de las Palmas

Compró 125 hectáreas costeras y prevé una inversión de US$ 150 millones para importar gas líquido desde ultramar.

blank
blank
El desarrollo ribereño es una de las tantas asignaturas pendientes de Escobar. Hace diez años, capitales extranjeros habían llegado a avanzar en sus intenciones de invertir en un puerto de aguas profundas sobre la costa del Paraná de las Palmas, aunque la iniciativa quedó trunca tras la debacle económica nacional. Ahora, con un contexto distinto en el que aparecen urgencias energéticas para el país, un proyecto impulsado desde el Ministerio de Planificación Federal prevé afectar una superficie de 125 hectáreas para instalar una planta regasificadora operada por YPF.
Lejos del auge en la producción de gas que explotó en la Argentina en los años ‘90 y la convirtió en exportadora, la caída en los niveles de extracción y el aumento de la demanda por el crecimiento económico convirtieron al país en un importador cada vez más fuerte del recurso. Por eso, desde el ministerio que comanda el arquitecto Julio de Vido apuran los planes para instalar un proyecto de u$s 150 millones para importar gas desde mercados de ultramar.
La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la edición de junio de DIA 32 (disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar). Para recibirla: suscripciones@dia32.com.ar.

El desarrollo ribereño es una de las tantas asignaturas pendientes de Escobar. Hace diez años, capitales extranjeros habían llegado a avanzar en sus intenciones de invertir en un puerto de aguas profundas sobre la costa del Paraná de las Palmas, aunque la iniciativa quedó trunca tras la debacle económica nacional. Ahora, con un contexto distinto en el que aparecen urgencias energéticas para el país, un proyecto impulsado desde el Ministerio de Planificación Federal prevé afectar una superficie de 125 hectáreas para instalar una planta regasificadora operada por YPF.

Lejos del auge en la producción de gas que explotó en la Argentina en los años ‘90 y la convirtió en exportadora, la caída en los niveles de extracción y el aumento de la demanda por el crecimiento económico convirtieron al país en un importador cada vez más fuerte del recurso. Por eso, desde el ministerio que comanda el arquitecto Julio de Vido apuran los planes para instalar un proyecto de u$s 150 millones para importar gas desde mercados de ultramar.

La versión completa de este artículo se encuentra publicada en la edición de junio de DIA 32 (disponible en todos los puestos de diarios y revistas del partido de Escobar). Para recibirla: suscripciones@dia32.com.ar.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo