Macabro hallazgo: apareció estrangulado en una zanja un vecino de Escobar

Tenía 43 años y era buscado desde hace un mes. Su cuerpo estaba envuelto en una cortina y atado, en un descampado de Dique Luján.

blank
zanja donde encontraron a Gustavo Gauna

La búsqueda de un escobarense de 43 años que llevaba más de un mes sin dar señales de vida finalizó de la manera más espantosa que se pueda imaginar: su cuerpo apareció en una zanja, con signos de haber sido estrangulado, en un descampado del partido de Tigre.

El escalofriante caso se originó el lunes 1º de abril. Esa noche Gustavo Aníbal Arrigo estaba en la casa de un amigo, sobre la calle La Rioja al 700, en el barrio La Chechela de Belén de Escobar, y una camioneta pasó a buscarlo. Se retiró sin decir adónde iba. Desde entonces, no se supo más nada de él.

Dos días después, su hija concurrió a la comisaría Escobar 1ra a denunciar su desaparición. La joven, de 25 años, contó a los policías que no era la primera vez que su padre se ausentaba por algunos días. El hombre no tenía empleo fijo y se dedicaba a hacer changas.

Arrigo vivió casi siempre en el barrio La Victoria, donde lo conocían como “Grillo” o “Gauna”. Este último era el apellido de su madre, que usó hasta los 19 años, cuando fue reconocido por su padre. Meses atrás se había mudado al barrio Las Praderas, en la localidad de Otamendi, partido de Campana.

Te puede interesar  Motochorro detenido en Garín por el robo de un auto a mano armada

En su declaración, la hija de Arrigo también contó que había intentado comunicarse con él a través de su teléfono celular, pero siempre daba apagado.

La búsqueda de paradero circuló ampliamente en las redes sociales, especialmente en Facebook. Pero los pedidos de información sobre el paradero de Arrigo no dieron resultado.

flyer de búsqueda de paradero de Gustavo Arrigo

Hallazgo espeluznante

Después de casi 40 días sin saber absolutamente nada de Arrigo, el hallazgo de un cadáver en un descampado de la localidad de Dique Luján, perteneciente al partido de Tigre, le puso punto final a la búsqueda.

El cuerpo estaba semisumergido en el agua de una zanja lindera a la ruta provincial 26, a la altura de la calle Sáenz Peña, a un kilómetro del límite con la localidad de Ingeniero Maschwitz, perteneciente al partido de Escobar.

Personal del destacamento de Villa La Ñata acudió al lugar tras un llamado al 911. Los efectivos policiales quedaron impactados al ver que el cuerpo estaba envuelto en una cortina, atado con sogas y en avanzado estado de descomposición.

Peritos de la Policía Científica estimaron que el asesinato habría ocurrido al menos diez días antes. Además, determinaron que el hombre tenía signos de haber sido estrangulado con un trozo de cable.

Te puede interesar  El Instituto Universitario Juan Vucetich abrirá una sede regional en Garín
zona de la ruta 26 donde apareció el cuerpo deArrigo
Zona rural. El cuerpo de Arrigo apareció dentro de una zanja lindera a la ruta provincial 26.

Hipótesis del crimen

Según las primeras hipótesis, se cree que Arrigo habría sido atacado en otro sitio y que después su cadáver fue arrojado al descampado para evitar o demorar su hallazgo.

Citados por la policía ante la novedad, familiares del hombre lo reconocieron por sus tatuajes. Entre otros, uno dedicado a su hija -un corazón que decía “Camy te amo”-, otros que mencionaban a su padre y a su madre, uno de San La Muerte y otro del Gauchito Gil.

Si bien el hallazgo ocurrió el pasado jueves 9, recién se conoció en las últimas horas. La causa se caratuló “homicidio” y la investigación está a cargo del fiscal Cosme Iribarren, de la Unidad Funcional de Instrucción de Tigre.

Con respecto a los motivos del asesinato, allegados a la causa no descartaron que pueda haberse tratado de una venganza. Sin embargo, nada se sabe hasta ahora del o los autores del aberrante crimen.

Gustavo Arrigo en una playa
Víctima. Gustavo Arrigo tenía 43 años, una hija y vivía en el barrio Paraví de Belén de Escobar.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo