Los pibes de La Ilegal jugaron de local y fueron la revelación en Baradero

portada Sorprendieron a propios y extraños con un show emocionante, ante más de tres mil espectadores. Los rosarinos de Cielo Razzo felicitaron a los músicos de Maschwitz por su actuación.

blank
blank
ampliar imagen

Alejandro Braccini, voz y guitarra de La Ilegal.

La Ilegal logró erigirse en un más que digno representante de Escobar en el cierre del 36° Festival Nacional de Música Popular de Baradero, este domingo 28, en una jornada final que estuvo dedicada exclusivamente al rock.

Por el anfiteatro Pedro Carossi pasaron bandas locales y regionales. Pero fue La Ilegal, banda nacida en Ingeniero Maschwitz, la que logró que más de tres mil jóvenes saltaran y bailaran durante su actuación.

Muchos seguidores se acercaron para festejar este merecido reconocimiento. Y una bandera que ocupaba gran parte del predio fue desplegada frente al escenario. Así, los músicos parecían jugar de locales.

Para el resto del público, para la organización (a cargo de la Municipalidad de Baradero) y para la prensa local, fueron los escobarenses una verdadera consagración entre la grilla. Cinco canciones alcanzaron para demostrar el crecimiento del grupo a partir del lanzamiento de su CD “Rompecabezas”.

El final de la jornada llegó de la mano de los experimentados y populares Cielo Razzo, que minutos antes de subir al escenario felicitaron a los músicos de La Ilegal por sus canciones y su emocionante show.

La banda rosarina fue el broche de oro para una extensa jornada (con entrada libre y gratuita) a puro rock.

imagen

Matías Lizarraga (primera guitarra), Alejandro y Facundo Braccini (bajo y coros), sobre el escenario de Baradero.

Colaboración periodística de Martín Pozzo para El Día de Escobar

Dejá tu comentario

Seguí leyendo