La UTA suspenderá el servicio por los incidentes a la salida de los boliches

blank Este fin de semana largo no habrá colectivos entre las 0 y las 8. Es para evitar que más trabajadores sean agredidos por jóvenes alcoholizados. El gremio exige “garantías”.

blank
transporte

Manuel Ibañez, de UTA, anuncia la medida de fuerza.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) dispuso suspender el servicio de autotransporte entre las 0 y las 8 de este fin de semana largo, en una medida de fuerza tomada a partir de los constantes incidentes generados sobre los colectivos por grupos de jóvenes que salen de los boliches del centro de Belén de Escobar.

El gremio cumplió así con una advertencia que había planteado en la última reunión convocada por el Municipio y de la que también participaron concejales, jefes policiales, empresarios de la nocturnidad y el Foro Vecinal de Seguridad. El principal detonante fue un hecho ocurrido el domingo 8 a la mañana en un colectivo de la línea 291, donde un policía federal hirió de un disparo en el brazo a un joven que también estaría armado y que, según trascendió, formaba parte de un grupo violento que causaba disturbios durante el recorrido. Además, la UTA denunció otros tres episodios de características similares: en uno, un chofer fue agredido por un pasajero con uno de los martillos que se utilizan para romper las ventanillas en casos de emergencia.

“No vamos a premiar a la inseguridad, queremos garantías para quienes trabajan arriba de un volante, porque los choferes están exponiendo sus vidas con vándalos. Hemos tenido reuniones permanentes y muchas promesas, pero no encontramos ninguna solución”, expresó el gremialista Manuel Ibáñez, adscripto al Consejo Directivo Nacional de UTA, quien sostuvo que los autores de estos desmanes son pibes que “salen de las bailantas con un alto nivel de alcohol, incontrolables”.

“El Municipio no entendió la verdadera dimensión de este problema. Por eso le hemos puesto un punto. La solución es que todos los que tenemos responsabilidades las cumplamos. El Municipio sabe bien lo que tiene que hacer”, acotó Roberto Conde, también adscripto a la cúpula nacional del sindicato de colectiveros, a la salida de una nueva reunión que se realizó este viernes 14 en el Concejo Deliberante.

Por su parte, el jefe distrital de la Policía, Marcelo Guerra, no ocultó su discrepancia con la medida adoptada por el gremio: “Esto dificulta la resolución de la problemática. La UTA tendría que estar abierta al diálogo como lo estamos nosotros y el Municipio”, afirmó.

Por lo pronto, este fin de semana largo no habrá colectivos entre desde las 0 y hasta las 8 de la mañana. En tanto, los dueños de los locales de expansión nocturna se comprometieron a contratar cuatro colectivos -el doble que el fin de semana pasado- para llevar a los jóvenes a sus respectivas localidades, en un intento por descomprimir la situación en la terminal. Además, contratarán servicios adicionales de policía para reforzar la vigilancia durante las horas más críticas en las adyacencias de los boliches.

“Son todas medidas positivas para mejorar la situación y demostrar que no hacemos oídos sordos a esta problemática”, destacó el comisario Guerra, a la vez que negó que haya modelos de otros municipios que se puedan replicar en Escobar porque “la idiosincrasia de la gente es distinta en cada lugar”.

En línea opuesta a Guerra, Ibáñez manifestó que “en otros municipios esto se ha resuelto con Gendarmería, control de alcoholemia y cortando la venta de alcohol a los menores”.

“De qué lado estás”

Funcionarios del Ejecutivo, concejales, autoridades policiales, dueños de boliches, dirigentes de la UTA, empresarios del transporte y trabajadores del volante participaron de la tensa reunión que se realizó en el Concejo Deliberante, donde por momentos se produjeron algunos cruces bastante tensos.

La peor parte se la llevó el subsecretario de Deportes y Turismo, Julián Montessano, enviado por el gobierno para cumplir el rol de interlocutor oficial. “Vos el año pasado me dijiste que tenías boliches y ahora te veo del otro lado, entonces yo no te puedo creer”, le dijo uno de los choferes, entre indignado y desconfiado.

“Estás confundido, yo te dije que tenía boliches y que por eso estaba acá, porque entiendo de la problemática”, intentó aclararle el funcionario, que en diciembre asumiría como presidente del Consejo Escolar. Ya más nervioso ante la insistencia del colectivero, lo desafió: “¿Podés comprobar qué boliche tengo a mi nombre?”.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo