La remodelación del Palacio Municipal estaría terminada para el 60º aniversario

Tendrá una imponente torre reloj de 18 metros, planta alta con oficinas y ascensores. Esta ampliación completará el proyecto original de la obra, diseñado hace ochenta años por un renombrado arquitecto de la época.

Avances notorios. La construcción de la torre reloj sobresale en la nueva estructura del edificio.

Tendrá una imponente torre reloj de 18 metros, planta alta con oficinas y ascensores. Esta ampliación completará el proyecto original de la obra, diseñado hace ochenta años por un renombrado arquitecto de la época.

«Si no hay contratiempos, para las celebraciones del 60º aniversario estará inaugurada», afirmó a El Día de Escobar un funcionario que sigue de cerca los avances de las obras en el Palacio Municipal, cuya puesta en valor y ampliación completará el monumental proyecto que diseñó hace ochenta años un prestigioso arquitecto de la época.

Lo más impactante de la remodelación es la construcción de un primer piso y una imponente torre reloj de 18 metros de altura.

A su vez, se colocarán ascensores y equipos de última generación tecnológica para climatizar e iluminar las oficinas de la planta alta, donde habrá despachos y nuevas salas de reuniones.

Actualmente se está colocando el revestimiento de la fachada y la torre, que estará finalizada en las próximas semanas, según se anunció.

Para la ampliación se está aplicando un sistema de construcción basado en un entramado de perfiles de chapas laminadas en caliente y de hierro. Es la técnica que se conoce como Steel Frame.

De esta manera, en el marco del 60º aniversario de la creación del distrito -el 8 de octubre- y tal cual se anunció en mayo (ver nota acá), el intendente Ariel Sujarchuk estará culminando el proyecto que el arquitecto Francisco Salomone ideó para la delegación municipal de Belén de Escobar (ver nota acá).

Desde la Comuna destacaron que “la impronta del arquitecto Salamone se reparte entre más de sesenta distritos bonaerenses donde construyó palacios municipales, cementerios, mataderos, plazas y pórticos, entre otras grandes obras de estilo monumentalista”.

Francisco Salamone D’Anna (1897-1959) nació en Sicilia, Italia, y llegó a la Argentina en 1900. Estudió en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). En 1917 se recibió de arquitecto e ingeniero.

A mediados de los años 30, el gobernador bonaerense Manuel Fresco designó a Salamone la tarea de diseñar distintos edificios públicos para estimular el crecimiento de las incipientes localidades del interior de la provincia.

Una de esas obras fue el edificio de la entonces Delegación Municipal de Escobar, que hasta 1959 formó parte del partido de Pilar, del cual sólo se concretó la primera parte. En aquellos años se adujeron razones presupuestarias y falta de dinero para completar la construcción, que ahora se verá finalmente concretada tal como la ideó su prestigioso mentor.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo