Histórico y multitudinario desfile de carrozas de la Fiesta de la Flor

Decenas de miles de vecinos se agolparon en las veredas de la avenida Tapia de Cruz para presenciar el tradicional espectáculo, lleno de color y con pasajes asombrosos. Choque Urbano y las coreografías aéreas deslumbraron al público.

blank
blank

Ballena. Los vecinos de Maschwitz rescataron un hito de la localidad para el diseño de la carroza.

Decenas de miles de vecinos se agolparon en las veredas de la avenida Tapia de Cruz para presenciar el tradicional espectáculo, lleno de color y con pasajes asombrosos. Choque Urbano y las coreografías aéreas deslumbraron al público.

Escobar se vistió de fiesta. A lo grande. Con una convocatoria multitudinaria nunca vista en la ciudad y un espectáculo magnífico. Por organización, colorido e innovación, el de este sábado seguramente será recordado como el mejor desfile de carrozas de la historia, al menos hasta ahora. Antecedido por una jornada repleta de actividades al aire libre, que comenzó al mediodía, y coronado con los recitales de La Bersuit y Agapornis, que le pusieron el moño a una noche de mucho fervor popular.

El tradicional evento de la Fiesta Nacional de la Flor, y el principal de esta 56º edición, se inició puntualmente a las 20. Con las autoridades en un palco dispuesto de espaldas a la cocatedral y encabezado por el intendente Ariel Sujarchuk, junto a su esposa, la diputada nacional Laura Russo.

La apertura estuvo a cargo del grupo de percusión El Choque Urbano, que mostró su destreza con instrumentos no convencionales como barriles, latas, botellas y palos, acompañado por más de doscientos estudiantes de escuelas secundarias en las que dictan sus talleres.

Mientras la agrupación realizaba su presentación frente al palco, desde dos plataformas elevadas con grúas unos quince jóvenes realizaban acrobacias y coreografías aéreas en las esquinas de Asborno y Mitre a casi diez metros de altura, al mismo tiempo que una lluvia de globos y papelitos caía sobre las cabezas de los espectadores. Fue el punto más destacado del espectáculo, aunque no el único.

Después empezó el desfile de carrozas propiamente dicho, con más de quince carruajes participantes, algunos con ornamentaciones más logradas que otras, o con más o menos flores, pero todas aportaron color, ritmo y alegría.

Cada localidad participó con una carroza, así como las colectividades de Japón, Bolivia y Paraguay, la Escuela Técnica Nº1, el Instituto Secundario General Belgrano, el Rotary Club de Escobar, el Municipio y la Fiesta de la Flor. Desde ellas, las aspirantes a Reina Nacional de la Flor saludaron al público lanzando centenares de claveles.

[wppg_photo_slider id=» 368″]

Del desfile también participaron los Payamédicos de Escobar, los Bomberos Voluntarios con su Pontiac 1928, la Prefectura Naval Argentina y el Tren de la Alegría con los personajes preferidos de los chicos.

Para el cierre quedaron las agrupaciones tradicionalistas, que desfilaron durante más de media hora. Una mala idea, porque el show decayó en intensidad, mucha gente empezó a retirarse de las gradas y tras el paso de las tropillas la avenida quedó minada de excremento y olores nauseabundos.

Todas las carrozas iniciaron su recorrido en la esquina de Tapia de Cruz y Colón y finalizaron en la Ciudad Floral. Un trayecto de diez cuadras que de punta a punta contó con vecinos agolpados detrás de las vallas y disfrutando de un evento tradicional que año a año fue recuperando su brillo, y que en esta edición logró su mayor esplendor y tuvo como broche de oro los recitales de La Bersuit y Agapornis.

[wppg_photo_slider id=» 369″]

La fiesta había comenzado al mediodía, tenuemente, con espectáculos simultáneos en tres escenarios: el principal, el del anfiteatro y un segundo alternativo montado en la esquina de Colón y Travi. Por allí pasaron bandas, solistas y conjuntos locales de diversos géneros, ante un público que se fue incrementando con el transcurso de las horas.

Además, el sector gastronómico y de cervecería artesanal dispuesto con decenas de food trucks sobre la peatonal Colón se vio absolutamente desbordado, al igual que los comercios de las inmediaciones, por la masiva concurrencia. Al final de la noche, no había quedado nada por vender.

De la mano del 60º aniversario de la creación del partido de Escobar y con una fuerte apuesta por parte del Municipio, la Fiesta Nacional de la Flor vivió una noche gloriosa. Y una multitud estimada en 50 mil personas, según cálculos oficiales, disfrutó en las calles de una noche llena de fervor popular.

[wppg_photo_slider id=» 370″]

Dejá tu comentario

Seguí leyendo