Desidia total: Prolifera un basural a cielo abierto en el centro comercial de Garín

Está en la esquina de Mistral y Storni, a metros de la avenida Fructuoso Díaz. Hay desde colchones hasta televisores viejos, escombros y ramas. “Hicimos varios reclamos, pero el Municipio no viene a limpiarlo”, denuncian comerciantes de la zona.

blank
blank

Contaminación. Los residuos serían arrojados por algunos vecinos y cada tanto los queman para achicarlos.

Está en la esquina de Mistral y Storni, a metros de la avenida Fructuoso Díaz. Hay desde colchones hasta televisores viejos, escombros y ramas. “Hicimos varios reclamos, pero el Municipio nunca viene a limpiarlo”, denuncian.

Basura de todo tipo, yuyos que ganaron la calle y alimañas por doquier. El panorama en el amplio terreno baldío ubicado sobre las calles Gabriela Mistral y Alfonsina Storni, a metros de la avenida Fructuoso Díaz, en una de las zonas más transitadas de Garín, es tan decadente como alarmante. Pero no se trata de algo nuevo ni mucho menos.

“Van a ser seis años que abrí el negocio acá y esto ya estaba, aunque la situación fue empeorando paulatinamente. Es una vergüenza y un asco ver cómo está esto”, expresó a El Día de Escobar un comerciante cuyo local está pegado al predio en cuestión.

La basura existente en el baldío sería arrojada por los propios vecinos del barrio, aunque las miradas también apuntan hacia los cartoneros que “paran en la esquina” y “gente de otro lados”. “Aprovechan que esto es un descontrol y que todo el mundo viene a tirar su mugre acá. Ya se hizo una costumbre y ahora estamos pagando las consecuencias”, amplió el comerciante.

“Ya hicimos varios reclamos en el Municipio, pero nunca vienen”, señaló una mujer que atiende otro comercio cercano al tiradero. Y agregó: “No se trata solo de limpiar la mugre: el pasto creció y tapó la zanja de la calle Storni. Ahora parece una selva y ya le ganó lugar a la calle. Encima de que es angosta y está destruida, ya no pueden ni pasar dos autos a la vez. Es todo un desastre”.

Nadie sabe con certeza de quién es el terreno. Lo único que se sabe es que ahí funcionó durante mucho tiempo una terminal de la línea de colectivos 228. Después, cuando la empresa Expreso Paraná quebró, su edificio fue demolido y la propiedad pasó al abandono total en el que se encuentra ahora, convertido en un foco de contaminación a cielo abierto.

Desde el Municipio, en tanto, aclararon que están al tanto del tema y trabajando sobre el caso. De hecho, a partir de la demanda de una vecina en la UGC Nº21, el pasado jueves 5 la Comuna intimó al dueño a limpiar el predio, aunque se negó “argumentando que cumple con esas tareas de manera habitual y son los vecinos los que vuelven a utilizar el área como basural”.

“En estos días se llevan adelante gestiones entre la UGC y el propietario para garantizar que, una vez realizada la limpieza y el desmalezamiento integral del terreno, los vecinos no vuelvan a volcar residuos en la parcela”, explicó una fuente oficial.

Una de las soluciones que se contempla es alambrar el perímetro del terreno para impedir que el mismo siga siendo utilizado como basural.

Por Damián Fernández

Dejá tu comentario

Seguí leyendo