Hallan a una mujer policía muerta de un disparo en su casa de Garín

La víctima tenía 23 años, era madre de un bebé y trabajaba en la Policía de la Ciudad. Su novio, también miembro de la fuerza, contó que la joven se disparó en el pecho tras discutir con él.

blank
blank

Horas de conmoción y estupor se vivieron este martes al mediodía en la localidad de Garín, donde una mujer policía fue hallada muerta de un disparo en el pecho. Se investiga si se trató de un suicido, de un accidente o de un asesinato.

El dramático suceso tuvo lugar en una vivienda del barrio Cri Cri, conocido también como Garín Oeste, ubicada sobre las calles Pasaje Olivera Cesar y Chile. En ese domicilio vivía la joven, quien prestaba servicios en la comisaría 12 de la Policía de la Ciudad.

Tras recibir una alerta del 911, los primeros en llegar al lugar fueron efectivos del Comando de Patrullas de Escobar, que encontraron a la mujer sin signos vitales y con una herida de arma de fuego en la región media del tórax.

Estupor. Varios patrulleros se desplazaron al domicilio del barrio Cri Cri (Foto: Letras de Garín).

Más tarde arribaron peritos de Policía Científica y una médica forense, quienes junto a la fiscal Mabel Amoretti observaron en el cuerpo de la mujer un orificio de salida de la bala en el arco costal posterior e incautaron un proyectil que sería calibre 9 milímetros.

Dentro de la vivienda estaba también la pareja de la joven, quien contó a los policías los instantes previos al trágico desenlace. Según relató, ambos mantuvieron una discusión, tras la cual ella tomó su arma reglamentaria y se efectuó un disparo en la zona del pecho.

La mujer fue identificada como Nicole Manuela Okonski, de 23 años, quien tenía una hija de siete meses; en tanto que quien fuera su pareja se llama Samuel Rivero (30), también es policía en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y desempeña tareas en la misma repartición donde trabajaba la joven.

Juventud. Nicole Okonski tenía 23 años. Usaba esta foto para su perfil de Facebook.

Como parte de la investigación, la fiscal dispuso incautar el arma de Okonski, marca Pietro Beretta PX4, y de Rivero, marca Bersa Thunderbolt Pro, ambas calibre 9 milímetros.

La causa, inicialmente, fue caratulada “averiguación de causales de muerte”. Tras una breve pesquisa, se supo que no existen denuncias por violencia de género, por lo que la fiscal decidió no adoptar por el momento temperamento legal alguno respecto de Rivero y aguardar los resultados de las pericias.

En el domicilio se hizo presente el titular de la comisaría 12 de la Policía de la Ciudad, comisario Enrique Diego Gutiérrez, quien manifestó que no existe antecedente alguno de violencia de género entre los efectivos involucrados, a la vez que reconoció que mantenían “problemas de pareja”

Alegre. Amigos y familiares de Nicole consideran imposible que ella quisiera quitarse la vida.

Al conocerse la noticia, familiares y amistades de Okonski pusieron en duda la versión de Rivero, afirmaron que ella era una mujer alegre y exigieron una investigación que esclarezca qué pasó realmente.

“¿Cómo murió Nicol? De un disparo de arma de fuego en el pecho. ¿Con quién estaba Nicol? Con su pareja, también Policía de la Ciudad, “padre” de su hija, disculpen el padre entre comillas, es que Nicol se ocupaba de su bebé sola. ¿En qué situación estaban? En una discusión, en una de las tantas peleas que Nicol sufría. Nicol no se mató. Nicol amaba vivir, amaba a su hija”, señaló Sol Martínez, amiga de la joven.

La fiscalía ordenó practicar la prueba de barrido electrónico sobre las manos de la víctima y de su pareja. A través de los peritajes se podrá determinar quién efectuó el disparo mortal que terminó con la vida de Nicole.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo