Alijor reabrió su planta en Garín, pero sigue la tensión con los trabajadores

Los dueños de la panificadora se negaron a reincorporar a los doce trabajadores despedidos, pero acordaron el pago de la indemnización. “Los empresarios hacen lo que quieren, esto es una sangría”, afirmó el gremio.

blank
blank

Los dueños de la panificadora se negaron a reincorporar a los doce trabajadores despedidos, pero acordaron el pago de la indemnización. “Los empresarios hacen lo que quieren, esto es una sangría”, afirmó el gremio.

La panificadora Alijor reabrió este miércoles las puertas de su planta, ubicada en el parque industrial de Garín, y permitió el ingreso de sus 240 trabajadores, que habían decidido tomarla para reclamar la reincorporación de doce empleados.

Esta decisión llegó luego de una reunión de varias horas en la Secretaría de Trabajo y mientras la planta había sido paralizada y ocupada por los empleados, tras no acordar la indemnización para los doce trabajadores despedidos días atrás.

Si bien ninguno fue reincorporado, se logró negociar que paguen el 100% de la indemnización en tres cuotas, ya que hasta ahora había ofrecido el 50% en seis cuotas. Estos 12 despidos se suman a los 25 de abril, y a los 33 del año pasado.

En la mañana del martes la familia Biderman no permitió el ingreso de los trabajadores a la planta, quienes con el aval del secretario general, Rodolfo Daer, decidieron ocuparla para denunciar el lock out patronal y presionar en busca de una solución, que finalmente se dio a medias.

«Tomamos la planta para cuidar nuestros puestos de trabajo. Desde el año pasado que el dueño, Benjamín Biderman, nos amenaza con cerrar si no aceptamos una rebaja de la paritaria. Paga las quincenas con retraso y ahora esto», expresó el secretario de Organización del Sindicato de la Alimentación, Gustavo Salas, en declaraciones a BAE Negocios.

El gremialista también sostuvo que «en los últimos años» el sector alimenticio perdió «más de 900 puestos de trabajo». «Los empresarios hacen lo que quieren, esto es una sangría, los trabajadores debemos frenarlos», protestó.

Alijor elabora y comercializa panificados para La Salteña y la cadena de supermercados La Anónima, además de producir pastas frescas envasadas y tapas de empanadas y pascualinas con su propia marca. Pertenece a la familia Biderman. Hace cuatro años tenía 320 empleados. En 2018 despidió a 33 trabajadores y en lo que va de 2019 a otros 37.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo