Bomba política: Ariel Sujarchuk podría ir de precandidato a vicegobernador

Un artículo publicado por el matutino Clarín señala que “es un nombre probable” para integrar una fórmula provincial junto al ex ministro Axel Kicillof. El intendente no salió a desmentir esa versión, que inquieta a propios y ajenos.

blank
blank

Sale o sale. Magario, que días atrás visitó Escobar, podría postularse a gobernadora o Sujarchuk a vice.

Un artículo publicado por el matutino Clarín señala que “es un nombre probable” para integrar una fórmula provincial junto al ex ministro Axel Kicillof. El intendente no salió a desmentir esa versión, que inquieta a propios y ajenos.

A un mes exacto del cierre de las listas, las especulaciones están al rojo vivo. Y no sólo a nivel nacional, donde el anuncio de la fórmula presidencial entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner sacudió el tablero político a tal punto que también provocó cimbronazos a escala provincial e incluso local. Sin ir más lejos, habría revivido una posibilidad que ya parecía descartada: que el intendente Ariel Sujarchuk deje a un costado su precandidatura a la reelección en Escobar para postularse a vicegobernador. Sí, una bomba política, en caso de concretarse.

La hipótesis de Sujarchuk como integrante de una fórmula provincial fue planteada este miércoles por Clarín. «Es un nombre probable para la competencia por la vicegobernación bonaerense», afirma un artículo firmado por el periodista Pablo De León y titulado Los planes de Máximo Kirchner en la Provincia: manejo de la lapicera y el sueño 2023.

La afirmación no es antojadiza ni mucho menos, ya que se sabe que el jefe comunal escobarense aspira a proyectarse políticamente desde Escobar a la provincia. No es ningún secreto, él mismo lo dijo: «Con gusto sería candidato a la gobernación, pero entiendo que no es mi momento», reveló en mayo de 2018, en una entrevista con el portal LetraP. Poco después, formalizó su lanzamiento a la reelección.

Aquella posibilidad, que hace un año parecía improbable, se reflotó en los últimos días, especialmente a partir del sábado, con el anuncio de la ex presidenta sobre la fórmula que integrará con su homónimo de apellido y la búsqueda de una unidad amplia que contenga a todos los sectores.

Los intendentes peronistas, que con irregular frecuencia pero sin interrupciones vienen reuniéndose desde 2016, quieren que uno de ellos integre un binomio para competir en las PASO del 11 de agosto. Hay muchos nombres en danza, pero los que más fuerte suenan para encabezar una fórmula son Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Verónica Magario (La Matanza).

El diputado nacional Axel Kicillof es otra de las opciones, aunque también se dice que podría desembarcar en la pulseada porteña. Según el artículo de Clarín, es el candidato preferido de la ex presidenta, de quien fue el último ministro de Economía.

Una de las tantas combinaciones y movidas posibles sería que el peronismo tenga una interna a nivel provincial, donde haya más de una fórmula y la ganadora quede legitimada al cien por ciento para enfrentar en las elecciones generales de octubre a la gobernadora María Eugenia Vidal, si es que efectivamente va por la reelección.

En la hipótesis de una PASO con varias listas es donde el nombre de Sujarchuk se potencia como eventual integrante de una fórmula provincial. De acuerdo a Clarín, escoltando a Kicillof. De ser así, no se respetaría la paridad de género, que está implícita pero no es obligatoria para cargos ejecutivos.

Por ahora falta un largo mes para las definiciones, que probablemente se conozcan sobre el filo del plazo para presentar las candidaturas ante la Junta Electoral -hasta el sábado 22 de junio a la medianoche-, pero el final está abierto y en el mazo hay una carta donde Sujarchuk tiene el traje de precandidato a vicegobernador.

Su silencio ante este trascendido –El Día de Escobar intentó consultarlo, pero no respondió- alimenta más esa chance, que de concretarse impactaría fuertemente en la pulseada local por la Intendencia. Perogrullada: el escenario no sería el mismo si el dirigente con mayor imagen positiva y más intención de voto no se postula.

Por eso, después de leer el artículo de Clarín en su entorno hubo más sensaciones de preocupación que de alegría y otros empezaron a imaginarse a quién podría designar Sujarchuk en su lugar. Claramente, todas las rifas para quedarse con la sucesión las tiene su esposa, la diputada nacional Laura Russo. Pero avanzar en esa línea de conjeturas quizás sería ir más lejos de lo prudente, al menos ahora.

Por lo pronto, la duda sobre el futuro político de Sujarchuk quedó instalada, para inquietud de propios y ajenos. De acá a un mes, como máximo, habrá certezas sobre algo que, hasta hace nada, parecía que ya era asunto cerrado.

Por Ciro D. Yacuzzi

Dejá tu comentario

Seguí leyendo