Impresionantes destrozos en el Paraná de las Palmas por fuertes ráfagas de viento

El fenómeno meteorológico ocurrió alrededor de la 16.30 y causó graves daños en la Fiesta de la Isla y del Habitante Isleño, que se estaba desarrollando en la costanera de Escobar.

El fenómeno meteorológico duró unos minutos y provocó graves daños en la Fiesta de la Isla, que se realizaba en la costanera de Escobar. Volaron estructuras y hubo personas lastimadas.

A la ola de calor extremo que se vivió durante la primera quincena de este mes y la acuciante sequía que parece no tener fin, se sumó este domingo un nuevo revés meteorológico: un breve pero potente temporal que causó importantes daños en la costanera de Escobar y la zona isleña.

El suceso ocurrió alrededor de las 16.15. Cuando el cielo escobarense empezaba a poblarse de nubarrones grises que presagiaban la tan esperada lluvia, en el Paraná de las Palmas se desató un intenso viento proveniente del noroeste, similar a un tornado, que provocó múltiples destrozos y voladura de techos.

El fenómeno estuvo acompañado por algunas precipitaciones y duró unos treinta minutos, pero fue lo suficientemente brusco como para generar múltiples daños.

Donde más se sintió el impacto de esta tormenta fue en el predio donde se estaba desarrollando la 16º Fiesta Nacional de la Isla y del Habitante Isleño, a orillas del río Paraná.

Te puede interesar  Rescatan a un lobo marino desorientado en el río Paraná de las Palmas

A pesar de que en las últimas horas el Servicio Meteorológico Nacional había emitido un alerta, la situación sorprendió a todos: organizadores, público y artistas. Mientras el espectáculo se desarrollaba con normalidad en el escenario, en un abrir y cerrar de ojos se presentó una escena caótica.

Fiesta arruinada. El sector de los feriantes fue el más afectado por las furiosas ráfagas de viento.

El viento se levantó con tanta fuerza que voló las estructuras de los puestos de la feria y otros elementos. Incluso, algunos asistentes resultaron lastimados al sufrir golpes con las instalaciones que eran arrastradas por las potentes ráfagas.

Mientras que el público se retiró como pudo, los expositores y personal afectado al evento intentaron refugiarse en los contenedores y la carpa que estaban detrás del escenario. Los menos intentaron resistir en sus gazebos, para evitar que el viento se los llevara.

A causa de los destrozos, el Municipio decidió suspender definitivamente la segunda y última jornada del espectáculo.

Mientras todo eso sucedía en la costanera, en Belén de Escobar y otras localidades del distrito sólo se sintió un viento fuerte pero no tan agresivo, llovió apenas cinco minutos y después el sol volvió a salir, como si nada hubiera pasado.

Desconsuelo. La tormenta obligó a suspender el espectáculo antes de las actividades centrales.

“Creo que la Fiesta cumplió su objetivo”

La última edición de la Fiesta Nacional de la Isla y del Habitante Isleño se había realizado en noviembre de 2017. Después, por distintos motivos -entre ellos, la pandemia- se discontinuó, algo que ya había pasado antes. Por eso, su regreso había despertado muchas expectativas, especialmente en la comunidad isleña.

Te puede interesar  Rescatan a un lobo marino desorientado en el río Paraná de las Palmas

La jornada del sábado se desarrolló con absoluta normalidad y tuvo dos puntos altos. La distinción de 25 vecinos destacados, con la presencia del intendente interino Carlos Ramil, y la presentación de Teresa Parodi.

Para el domingo había previstas varias actividades; entre ellas, un espectáculo de la Banda de Música de la Prefectura Naval Argentina, el arrojo de flores y velas flotantes al río y el show de cierre a cargo del Chango Spasiuk. Nada de esto se pudo hacer, a causa de los destrozos que provocó la tormenta.

Desolador. Parte de las estructuras arrastradas por el viento y gente retirándose.

“Fue una lástima que terminara así, pero la sensación que me queda es que la Fiesta igual cumplió su objetivo y fue muy importante el histórico reconocimiento que se hizo a los vecinos isleños. Pese a la tormenta, creo que fue una misión cumplida”, declaró a El Día de Escobar el director de Turismo del Municipio, Edgardo Mandel.

El funcionario, que participó activamente de la organización del evento, también destacó que “fue impresionante cómo trabajaron las distintas áreas municipales ante esta emergencia” y también remarcó que “gracias a Dios, no hubo ningún herido”.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo