“Falleció una gran luchadora: Alicia Troia”

SR. DIRECTOR El día martes 26 de octubre, en horas de la mañana, una compañera de militancia y lucha de Alicia Troia nos informaba sobre el fallecimiento de Alicia. Su deceso se habría producido una semana atrás  aproximadamente y por una triste y lamentable decisión tomada por la propia compañera. Información que aún debemos chequear […]

blank
SR. DIRECTOR
El día martes 26 de octubre, en horas de la mañana, una compañera de militancia y lucha de Alicia Troia nos informaba sobre el fallecimiento de Alicia. Su deceso se habría producido una semana atrás  aproximadamente y por una triste y lamentable decisión tomada por la propia compañera. Información que aún debemos chequear pues aún no conocemos las pericias que se realizaron.
Alicia vivía en condiciones muy austeras y en los últimos tiempos había sufrido la pérdida de las dos personas que más había amado: su padre y su compañero, y eso probablemente, hizo que su salud y estado anímico se deterioraran notablemente.
Sus compañeros de militancia la visitaban periódicamente y en las últimas semanas pareció haber encontrado motivos para sobreponerse, pues había comenzado a estudiar Psicología Social y se encontraba realizando tareas de campo hasta poco antes de su fallecimiento, hecho que nos alegró mucho a todos los que la conocíamos.
Pero, al parecer, Alicia no pudo soportar el dolor y pesar con los que estaba lidiando. La noticia de su muerte nos conmovió y una gran tristeza nos cubrió con su velo oscuro y pegajoso.
Pero sucede con Alicia Troia lo que sucede con todo gran luchador. Resulta casi imposible imaginarla muerta, pues nos topamos permanentemente con su obra y su lucha.
SUTEBA Escobar es obra de ella. Alicia fue quien lo fundó y afilió a los primeros compañeros del distrito.
Alicia luchó incansablemente para organizar a los docentes y para conseguir mejores salarios y condiciones de trabajo. Pero no se quedaba solo con eso, ella siempre decía que los trabajadores no íbamos a poder conseguir vivir dignamente tan solo luchando por nuestras reivindicaciones, que lo que hacía falta era luchar por cambiar la sociedad por completo. Así vivió Alicia: siendo consecuente con sus ideas y pensamientos.
Por eso Alicia nos dejó materialmente, pero la verdadera Alicia sigue viva en nuestros corazones.
Queremos hacerles llegar a sus amigos, familiares y compañeros de militancia nuestros saludos de condolencias.
¡Hasta la victoria siempre Compañera Alicia!
Agrupación Docente Almafuerte

SR. DIRECTOR:

El día martes 26 de octubre, en horas de la mañana, una compañera de militancia y lucha de Alicia Troia nos informaba sobre el fallecimiento de Alicia. Su deceso se habría producido una semana atrás  aproximadamente y por una triste y lamentable decisión tomada por la propia compañera. Información que aún debemos chequear pues aún no conocemos las pericias que se realizaron.

Alicia vivía en condiciones muy austeras y en los últimos tiempos había sufrido la pérdida de las dos personas que más había amado: su padre y su compañero, y eso probablemente, hizo que su salud y estado anímico se deterioraran notablemente.

Sus compañeros de militancia la visitaban periódicamente y en las últimas semanas pareció haber encontrado motivos para sobreponerse, pues había comenzado a estudiar Psicología Social y se encontraba realizando tareas de campo hasta poco antes de su fallecimiento, hecho que nos alegró mucho a todos los que la conocíamos.

Pero, al parecer, Alicia no pudo soportar el dolor y pesar con los que estaba lidiando. La noticia de su muerte nos conmovió y una gran tristeza nos cubrió con su velo oscuro y pegajoso.

Pero sucede con Alicia Troia lo que sucede con todo gran luchador. Resulta casi imposible imaginarla muerta, pues nos topamos permanentemente con su obra y su lucha.

SUTEBA Escobar es obra de ella. Alicia fue quien lo fundó y afilió a los primeros compañeros del distrito.

Alicia luchó incansablemente para organizar a los docentes y para conseguir mejores salarios y condiciones de trabajo. Pero no se quedaba solo con eso, ella siempre decía que los trabajadores no íbamos a poder conseguir vivir dignamente tan solo luchando por nuestras reivindicaciones, que lo que hacía falta era luchar por cambiar la sociedad por completo. Así vivió Alicia: siendo consecuente con sus ideas y pensamientos.

Por eso Alicia nos dejó materialmente, pero la verdadera Alicia sigue viva en nuestros corazones.

Queremos hacerles llegar a sus amigos, familiares y compañeros de militancia nuestros saludos de condolencias.

¡Hasta la victoria siempre Compañera Alicia!

Agrupación Docente Almafuerte

Dejá tu comentario

Seguí leyendo