Delincuentes balean a un sacerdote de la catedral San Expedito de Garín

Se trata del conocido y querido Padre “Cacho”, quien recibió un disparo en la pierna mientras ingresaba con el vehículo a su vivienda del barrio Acceso Norte. Fue operado y aún permanece internado en el hospital Erill de Escobar. Los atacantes están prófugos.

blank
blank
padre-cacho-2

Víctima. El conocido Padre «Cacho» de Garín fue baleado cuando estacionaba el auto en su casa.

Se trata del conocido y querido Padre “Cacho”, quien recibió un disparo en la pierna cuando llegaba a su casa con el automóvil. Fue operado y aún permanece internado en el hospital Erill. Los atacantes están prófugos.

Un nuevo hecho policial sacudió este lunes a la tarde a la localidad de Garín: un sacerdote de la parroquia catedral San Expedito fue baleado por ladrones mientras ingresaba con el vehículo a su vivienda del barrio Acceso Norte.

El protagonista del lamentable suceso es el querido cura párroco Carlos Alberto Baigorria (64), más conocido por todos como el Padre “Cacho”, quien alrededor de las 16 recibió un disparo en la pierna izquierda luego de trenzarse en lucha con un par de motochorros, aparentemente menores de edad, que lo abordaron e intentaron robarle su minivan Fiat Idea Adventure roja cuando llegaba a su casa, en calle De la Paz y Colectora Oeste.

Tras efectuar la detonación, los delincuentes huyeron velozmente en la motocicleta sin lograr su cometido, mientras que el presbítero de la popular iglesia quedó tendido en el suelo con un fuertísimo dolor.

La ambulancia municipal llegó rápidamente al lugar del ataque y Baigorria fue trasladado de urgencia al hospital provincial “Dr. Enrique Erill” de Escobar, donde aún permanece internado, en observación. Se supo que le sustrajeron la bala de plomo que tenía alojada en la pierna y le fracturó el peroné.

Por el momento, el pronóstico es reservado y se espera que este martes se comunique un nuevo parte médico para conocer la evolución de su estado de salud.

La triste noticia corrió como reguero de pólvora por las redes sociales y fue el propio monseñor Carlos Adrián Guedes, máxima autoridad expeditina a nivel nacional, quien informó lo sucedido y solicitó una oración por el “Señor Rector de la Catedral” en su página de Facebook.

Desde entonces, los fieles del santo de las causas urgentes e imposibles responden a ese pedido mayor y manifiestan su total cariño por el Padre “Cacho”, a quien describen como un “gran sacerdote y mejor persona”.

La investigación policial iniciada tras el «intento de homicidio en ocasión de robo» -esa es la carátula del caso- no arrojó ninguna detención. Para ello será vital la declaración de la víctima apenas se encuentre recuperada.

No obstante, los vecinos de Acceso Norte no dudaron en apuntar como autores del hecho a «los cuatro, cinco menores que todos conocen” y que desde hace mucho tiempo atemorizan a cualquier hora del día a los habitantes de ese barrio garinense.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo