Trabajadores del Erill denunciaron que la situación “es gravísima”

Protestaron en la puerta del sanatorio. Dicen que la guardia podría dejar de funcionar por falta de médicos.

Alejandro Márquez, delegado de la CICOP.

Los trabajadores del hospital Dr. Enrique Erill realizaron este jueves al mediodía una protesta para denunciar las deplorables condiciones de trabajo con las que intentan llevar adelante el nosocomio. Piden mejoras edilicias y profesionales de distintas especialidades que no están cubiertas. Además, aseguraron que la guardia corre el riesgo de cerrarse.

El miembro del consejo directivo de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), Alejandro Márquez, quien trabaja en el hospital, explicó a El Día de Escobar que se trató de una jornada provincial en la que se realizaron asambleas en todos los hospitales: “Estamos denunciando la situación extrema por la que atraviesan los hospitales públicos bonaerenses. Puntualmente en el servicio de emergencia, que está colapsado por falta de especialistas”.

Márquez aseguró que hay puestos que están cubiertos de manera precaria o directamente vacantes. “Hay profesionales en negro y a los que no se les realiza ningún aporte. Cobran $34 la hora por cubrir los reemplazos de guardia, les pagan con el recibo de otro y ni siquiera están reconocidos por el Ministerio de Salud. La situación es gravísima. Es tan poco lo que se está pagando en la guardia que no hay manera de cubrir los reemplazos. Entonces, en muchas ocasiones, y no solamente acá, hay especialidades descubiertas. Depende el día, puede faltar un clínico, un cirujano, un traumatólogo, un pediatra, siempre falta alguien”, puntualizó.

Además, el delegado expresó que la red de derivación tampoco funciona, por lo que muchas veces no pueden darles respuestas a los pacientes. Como resultado, el equipo de salud del hospital Erill se encuentra desgastado, tratando de atender una demanda a la que no puede hacer frente.

En el hospital de Escobar hay falencias de todo tipo: no hay agua caliente ni para el personal ni para los pacientes internados, “lo que se transforma en una aberración sanitaria”, aseguró Márquez. Además, son frecuentes los incendios en los tableros eléctricos debido a que el tendido es obsoleto y está sobrecargado. En caso de un incendio grave tampoco cuentan con salidas de emergencia para evacuar a los pacientes internados.

“La política de Daniel Scioli está proponiendo el cierre de la guardia del hospital. Si no hay quien la atienda, hace que esté virtualmente cerrada. Los fines de semana, la situación del hospital es muy grave. Hay días en que hay uno o dos profesionales para atender todas las especialidades y es imposible sostener la guardia de esa manera. En pediatría llega a haber más de 150 consultas diarias y si no hay pediatra no sabemos qué hacer”, concluyó Márquez.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo