Reencuentro histórico en ciernes: a 60 años de la llegada de Hughes a Escobar

Ex trabajadores de la recordada empresa de tecnología petrolera están organizando un evento que promete ser único e irrepetible. Será el 4 de mayo.

vista aérea de la planta Hughes Tool Company en Escobar

Si una empresa dejó una huella imborrable en la historia del partido de Escobar, no hay ninguna duda de que fue Hughes Tool Company. De hecho, aunque cerró hace más de treinta años, aún hoy es recordada por quienes pasaron por sus instalaciones. A todos ellos les cambió la vida, para bien. Por eso, en el 60º aniversario de su inauguración, están organizando un reencuentro que promete ser histórico e inolvidable.

La historia de “La Hughes”, como suele ser mencionada por los escobarenses, se inició el 4 de mayo de 1964. Ese día se concretó la apertura de la primera planta de fabricación de trépanos del país y Latinoamérica. Algo totalmente impensado antes entonces en la ciudad.

Hasta entonces, el incipiente municipio -Escobar se independizó de Pilar y Tigre en 1959- se caracterizaba por su producción orientada a la frutícola, hortícola y maderera. Ese mismo año, el presidente Arturo Illia declaraba Capital Nacional de la Flor a Escobar. En ese contexto, la llegada de esta industria de tecnología petrolera revolucionó el mercado laboral. Con el tiempo, también lo haría en otros múltiples aspectos,, económica y socialmente.

Con casa matriz en Estados Unidos, Hughes se dedicaba a fabricar herramientas para la industria petrolera. La planta de Escobar se instaló a la altura del kilómetro 52,300 de la actual autopista Panamericana -que por entonces no era tal-, sobre la Colectora Oeste. Comenzó con menos de 100 empleados y se estima que al cierre de la compañía llegaron a ser casi 900.

“Cualquiera que haya estado en la compañía va a decir que Hughes era una cosa de locos. Estábamos muy contentos, porque teníamos el segundo mejor sueldo del país. El primero era de Laboratorios Pfizer”, recordaba Jorge Miyashiro en un artículo que la revista DIA 32 publicó en 2020.

Te puede interesar  Saldrá de Garín la primera exportación de notebooks y tablets fabricadas en el país

Miyashiro trabajó en Hughes 23 años: entró en el ‘66 como analista de costos y terminó como gerente de auditoría interna. En paralelo, obtuvo su título universitario de contador.  Como el suyo hay decenas y decenas de testimonios de empleados que con su sueldo pudieron cumplir el sueño de todo trabajador: comprarse un auto, una casa, irse de vacaciones y formar una familia sin temor a llegar a fin de mes.

vista aérea de la planta Hughes Tool Company en Escobar
Imponente. La fábrica estaba ubicada a la altura del kilómetro52 de la Panamericana.

“La mayoría de los que ingresábamos éramos solteros, al tiempo nos íbamos casando y hacíamos la casa. Lo que cualquier argentino quería en ese momento”, afirmaba en la misma nota Rubén Morales, que empezó como auxiliar y terminó siendo subjefe del grupo de bomberos de la empresa.

Agustín Ramos se desempeñó en Hughes durante 18 años. Al principio en control de calidad y luego en el área de planificación de producción. “Ahí entraba una persona sin terminar la secundaria, sirviendo café o haciendo tareas mínimas y, si se dedicaba y tenía voluntad, en un par de años estaba trabajando en una máquina de primera generación. Como el crecimiento de la industria petrolera era vertiginoso, esto permitía que la gente se desarrollara y que la industria avanzara”, le contaba a DIA 32.

Trabajar en Hughes era sinónimo de prosperidad y orgullo. Por eso su recuerdo sigue presente, tanto tiempo después.

Un líder carismático y ejemplar

Fomentar la integración de los distintos sectores era un valor fundamental para la firma. Los desayunos, las meriendas y los almuerzos se servían en un comedor que era para todos. Funcionaba como un espacio social donde se afianzaban los vínculos en medio de las extenuantes jornadas de trabajo, algunas de más de 12 horas.

El primero en transmitir este espíritu era el presidente de la compañía, el ingeniero José “Pepe” Estenssoro, quien en 1993 fue designado director de YPF por el presidente Carlos Menem. Falleció en un accidente aéreo, en 1995, cuando el avión en el que viajaba a Ecuador se estrelló contra el Volcán Sincholagua.

Te puede interesar  Tubo Center llegó a Escobar: precios, calidad y servicios para la construcción

Además de inculcar el sentido de pertenencia y la integración en la planta de Escobar, el empresario logró que Hughes tuviera un crecimiento impresionante en el país.

“Tenía una visión diferente a la de los industriales de hoy. Llegaba de un viaje de la casa matriz o alguna filial, y de Ezeiza no se iba a la casa, venía a la planta, la recorría, hablaba con los gerentes, saludaba a la persona que trabajaba en una máquina dándole la mano, aunque tuviera los guantes sucios”, remarcaba Ramos en el artículo de DIA 32.

ingeniero José “Pepe” Estenssoro
Liderazgo. El ingeniero José “Pepe” Estenssoro fue presidente de la empresa en Argentina.

Mantener vivo el legado

Desde el cierre de la planta de Escobar, en 1992, todos los años un grupo de ex empleados ha mantenido el espíritu de la empresa reuniéndose y recordando los mejores momentos, un hecho único en el país.

Con esa misma intención, están organizando un reencuentro que promete ser inolvidable. La fecha es el sábado 4 de mayo, en coincidencia con el 60º aniversario de la llegada de Hughes a la ciudad. “Hasta la fecha hay más de 180 personas inscriptas”, le cuenta Héctor Posadas, uno de los organizadores, a El Día de Escobar.

El evento en las mismas instalaciones donde funcionó la empresa, a partir de las 12. “Por la magnitud y especial circunstancia que se ha de vivir en ese momento, será una jornada única e irrepetible”, asegura Posadas, entusiasmado, tanto como sus ex compañeros, con esta convocatoria.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo