Política local sin grieta: La foto del cierre de la sesión mostró a todos juntos

Pese a que serán rivales en las próximas elecciones, Leandro Costa se acercó al estrado para posar junto al intendente Ariel Sujarchuk. Varios concejales del oficialismo y de la oposición también se sumaron sonrientes a la postal.

blank
blank

Muy lejos del clima de tensión y hostilidades que se vive a nivel naional, en el partido de Escobar las relaciones políticas entre oficialismo y oposición son de lo más cordiales. Y en la apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, realizada este jueves en el predio de la Fiesta de la Flor, se vivieron varias situaciones que graficaron esta armonía de manera elocuente.

La imagen más categórica se registró al cierre de la sesión, cuando prácticamente todos los concejales se acercaron al estrado para sacarse una foto junto al intendente Ariel Sujarchuk y su esposa, la diputada nacional Laura Russo.

Entre los que posaron sonrientes delante de los flashes estuvo nada menos que quien será su principal rival en las urnas, el macrista Leandro Costa. El enfrentamiento con el jefe comunal ya es parte del pasado desde hace algo más de un año, a pesar de que vuelvan a medirse en las elecciones.

Del bloque de Cambiemos también se arrimaron su primo, Cristian Vila, y Miriam Pierotti, junto a Carina Chmit, que no forma parte de la bancada oficial pero se identifica con la alianza gobernante en el país y la provincia.

Otros rostros felices en la fotografía fueron los de los concejales que hasta hace poco reportaban al ex intendente Sandro Guzmán: Viviana Gaitán, Juan Esquivel y Fabián Bustos, los tres hoy integrados al bloque Peronismo que Hace.

En la foto oficial que el intendente publicó en su fanpage no llegan a verse concejales del Frente Renovador, con quienes es sabido que tiene más afinidad que con los de Cambiemos. También están sus dos hijas, la diputada nacional Cristina Alvarez Rodríguez y casi todos los ediles del oficialismo; entre ellos el presidente del Concejo Deliberante, Pablo Ramos.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo