Luis Patti consiguió el arresto domiciliario, pero seguirá preso por otra causa

Pese al beneficio concedido por el Tribunal Oral Federal 3 de San Martín , el otrora subcomisario y ex intendente de Escobar continuará tras las rejas por el asesinato de los militantes Cambiaso y Pereyra Rossi, ocurrido en 1983.

blank
blank
blank

Avance. Aunque seguirá preso, Patti logró un fallo que podría llegar a acercarlo a su casa.

Pese al beneficio concedido por la Justicia Federal de San Martín, el otrora subcomisario y ex intendente de Escobar continuará tras las rejas por el asesinato de los militantes Cambiaso y Pereyra Rossi, ocurrido en 1983.

El Tribunal Oral Federal 3 de San Martín volvió a encender luces amarillas en el tablero de las organizaciones de Derechos Humanos al concederle el beneficio de prisión domiciliaria a Luis Abelardo Patti (64), quien fue dos veces condenado a cadena perpetua  por delitos de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura militar.

Pese al controvertido fallo, el otrora subcomisario de la Policía Bonaerense, dos veces intendente de Escobar y diputado nacional electo en 2007 continuará tras las rejas por su participación en los asesinatos de los militantes peronistas Osvaldo Cambiaso y Luis Pereyra Rossi, ocurridos en 1983 y por los que también tiene una condena a prisión perpetua, informaron fuentes judiciales.

Los abogados del defensor solicitaron que se le conceda el beneficio de la prisión domiciliaria en virtud de su estado de salud, por el que se encuentra recluido en el hospital de la cárcel de Ezeiza. Sin embargo, allegados suyos confiaron a El Día de Escobar que Patti está en buenas condiciones, a pesar de usar una silla de ruedas para movilizarse por un problema en la cervical.

La causa por la que se solicitó el arresto domiciliario se encuentra elevada a juicio por los delitos de amenazas, allanamiento ilegal, privación ilegal de la libertad reiterado en dos oportunidades, cometida por abuso funcional agravada por el empleo de violencias y amenazas; robo agravado por el empleo de armas y en banda, privación ilegítima de la libertad cometida por abuso funcional agravada por el empleo de violencia y amenazas; imposición de tormentos agravados por ser la víctima un perseguido político; y homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas., según trascendió.

El beneficio otorgado a Patti suma otro vidrioso antecedente al ya conocido 2×1 que por mayoría la Corte le concedió a genocidas, luego revocado por ley, y a los beneficios que distintos tribunales le vienen dando a otros célebres represores como Miguel Etchecolatz, quien, no obstante, aún no logró salir de prisión.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo