La UOCRA inauguró su delegación en Escobar, junto a Massa y Guzmán

portada “Hemos recuperado la dignidad y el reconocimiento de la sociedad”, afirmó el secretario general del sindicato de la construcción, Gerardo Martínez. Los dos jefes comunales destacaron la importancia de ese sector en la región y el país.

blank
blank
Gerardo Martínez subrayó su respaldo al modelo económico nacional.

Orador. Gerardo Martínez subrayó su respaldo al modelo económico nacional.

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) concretó este martes 8 a la tarde, en Belén de Escobar, la apertura de una nueva delegación dentro de la seccional norte, en un acto al que asistieron su secretario general y los intendentes de este distrito y Tigre.

Convocados por su sindicato, más de cien trabajadores con gorras amarrillas -en lugar de cascos- se concentraron sobre la calle Mitre al 200 para darle marco a la convocatoria, a la que no le faltó ningún ingrediente.

El muñeco inflable de la UOCRA, imponente.

El imponente muñeco inflable de la UOCRA.

El sindicato aportó para el cotillón un gigante inflable, papel picado, pasacalles y banderas, mientras que entre varios grupos del público circularon en abundancia cartones y envases plásticos con jugo de uva. Eso sí, la algarabía y el orden fueron de la mano.

El líder de la UOCRA, Gerardo Martínez, destacó en su discurso la mejoría que el sector viene experimentado en los últimos años. “Antes teníamos 80 mil trabajadores en actividad y más de 350 mil trabajadores desocupados; ahora tenemos 350 mil trabajadores con plena actividad y una Argentina con un modelo de país”, aseveró.

El dirigente gremial también repasó varios logros y conquistas del gremio. En ese orden, puso en primer lugar “recuperar la dignidad y el reconocimiento de la sociedad al esfuerzo que ponemos todos los días para que haya shoppings, obras hidroeléctricas y termoeléctricas, barrios y nuevos edificios”.

Asimismo, remarcó la sanción, por unanimidad de ambas cámaras del Congreso, de la ley 26.494, que otorgó a los trabajadores de la construcción el derecho de jubilarse a los 55 años. Y puso de relieve la implementación de la tarjeta inteligente “Soy Constructor”, que además de suplantar a la de fondo de desempleo servirá como tarjeta de débito y contendrá la historia laboral del trabajador y la información clínica suya y de su familia. “Esto eleva nuestra estatus y nos permite estar bancarizados, para poder tener un mayor acceso al crédito”, señaló Martínez.

Antes de entregar el micrófono, el gremialista incurrió en un acto fallido al saludar la visita del “intendente de San Isidro” (sic), Sergio Massa, quien concurrió acompañado de su esposa, Malena Galmarini. “Me confundí por la facha”, se justificó risueñamente.

El segundo orador del acto fue el intendente Sandro Guzmán, un hombre estrechamente ligado a la actividad por su trayectoria como empresario de la construcción. “Este trabajo lo llevo en el corazón, no sólo como intendente sino también como ciudadano, ya que he empezado y me he desarrollado siempre como constructor, desde albañil”, expresó.

Ya en un plano más general, auguró que “Escobar y Tigre van a ser ejemplos de desarrollo en los años que vienen. Un desarrollo organizado y pensado, donde si a los que hoy nos toca dirigir hacemos las cosas bien, no tendría que haber un solo trabajador que no se esté desempeñando en esta gran tarea”. Además, Guzmán cerró su discurso ratificando explícitamente su apoyo a la Presidente y al gobernador Daniel Scioli.

Sergio Massa se calzó la gorra del gremio.

Sergio Massa se calzó la gorra del gremio.

Las palabras finales estuvieron a cargo de Massa, quien sostuvo que “UOCRA avanza día a día porque le presta servicios a los trabajadores, defiende y mejora el convenio colectivo de trabajo y no solamente piensa en el trabajo registrado sino en la calidad del trabajo. Como organización social es un ejemplo del modelo de trabajo que tiene que tener Argentina”. Y remató: “Sin construcción no hay desarrollo, sin desarrollo no hay crecimiento y sin crecimiento no hay justicia social”.

Entre otros invitados al acto también estuvieron el diputado nacional kirchnerista Dante Dovena; el presidente del bloque de concejales oficialista, Luis Carranza, y el secretario de Obras Públicas del Municipio, Rubén Cabrera.

Promesa para el cincuentenario

En un pasaje de su discurso, el intendente Sandro Guzmán recordó que “dentro de treinta días Escobar va a cumplir 50 años” y, sobre ese eje, adelantó: “Estamos organizando un Plan Maestro, donde vamos a hacer que toda la actividad privada y pública venga a invertir a Escobar. Estamos hablando de alrededor de tres mil hectáreas, que queremos que sean explotadas en la construcción”.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo