Bodas de oro: La Escuela Técnica Nº1 de Escobar celebró su 50º aniversario

El acto se realizó sobre la calle Independencia al 400, frente al establecimiento. “Nuestros alumnos de ayer son los profesionales de hoy”, expresó su director, David Migliazza. Hubo momentos de emoción, recuerdos y nostalgia.

blank
blank

Día de fiesta. La comunidad educativa de la Técnica Nº1 vivió una jornada cargada de emoción.

El acto se realizó sobre la calle Independencia, frente al establecimiento. “Nuestros alumnos de ayer son los profesionales de hoy”, expresó su director, David Migliazza. Hubo momentos de emoción y recuerdos.

Las nubes grises que amenazaban con aguar la jornada se mantuvieron quietas por un rato y permitieron que la Escuela Técnica Nº1 de Escobar tuviera este viernes a la mañana la merecida celebración del 50º aniversario de su nacimiento.

El escenario emplazado sobre la calle Independencia, a metros del ingreso a la institución, fue el centro del festejo de las bodas de oro, presenciado por una amplia concurrencia conformada por alumnos y ex alumnos, docentes actuales y de otras épocas, autoridades, funcionarios y vecinos que se acercaron al lugar.

Minutos después de las 10 se inició el acto protocolar con el izamiento de la bandera nacional y la canción Aurora, interpretada por la banda del regimiento Alas Argentinas, junto a la presentación de los abanderados y la entonación del himno.

“Poder festejar esto es un orgullo para todos. Hace 50 años que en aquella vieja escuela con aulas de madera se cobijaba el tesoro más preciado que puede tener la humanidad, que es la llama de la educación. La misma con la cual hoy nos alumbramos”, afirmó el director del colegio y primer orador, David Migliazza.

“Por nuestra casa pasaron cientos de miles de personas que hoy conforman nuestra sociedad. Ustedes, jóvenes alumnos, serán nuestros representantes, nuestro orgullo, nuestra pasión y construirán los destinos del país mañana mismo. Lo harán como lo hicieron los primeros alumnos hace medio siglo, esos alumnos de ayer que son los profesionales de hoy”, destacó el docente.

El profesor y ex director Rubén Blanco también subió al escenario para relatar la historia de la primera escuela secundaria diurna de la ciudad y recordar varios de los momentos vividos desde su ingreso en 1968, cuando apenas se había creado hace un año. “Con la Escuela Técnica me une el amor y el encanto, es por eso que la quiero tanto”, sintetizó.

Durante el acto se descubrieron placas conmemorativas de los ex directores de la institución, el profesor Mario Pini, la preceptora Beatriz Igounet y Hugo Morini, rector desaparecido durante la última dictadura militar, lo que dio lugar a uno de los momentos más emotivos. Además, autoridades de la escuela y el intendente Ariel Sujarchuk sembraron un cerezo que regaló la Fiesta Nacional de la Flor.

“La educación pública y de calidad es la base de todo. Y este acto es grande, porque es la escuela más grande de la provincia de Buenos Aires. Y no solamente es grande en la cantidad de alumnos sino grandiosa en la calidad de los alumnos”, expresó el jefe comunal en su alocución.

A su vez, destacó el programa de pasantías laborales que mantiene la Comuna con la Técnica, por el cual 38 alumnos hacen prácticas en la Secretaría de Planificación e Infraestructura y en distintas dependencias de la Administración Municipal de Ingresos Públicos. “Ojalá que sean cincuenta el año que viene, así los nuevos integrantes del Municipio son los hijos de Escobar que se crean en la educación pública de calidad”, concluyó Sujarchuk.

Del evento también participaron el director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica, Leandro Goroyesky; la directora provincial de Educación Técnica Profesional, Lucía Gallareta; la inspectora jefa regional, Stella Fornas; el presidente del Concejo Deliberante, Pablo Ramos; el jefe del bloque de concejales de Cambiemos, Leandro Costa; el presidente del Consejo Escolar, Andrés Russo; la directora general de Educación, Diana Yacuzzi; junto a otros funcionarios municipales y ex autoridades de la escuela, entre una  numerosa concurrencia que dio marco a la celebración.

[wppg_photo_slider id=»198″]
Por Alejo Porjolovsky

Cobertura fotográfica: Ricardo Pedersen

Dejá tu comentario

Seguí leyendo