Alberto Fernández inauguró el hospital municipal Kirchner en Maquinista Savio

“Esto es un ejemplo de lo que se puede hacer desde el Estado a favor de la gente”, expresó Alberto Fernández. Junto a él estuvieron el gobernador Axel Kicillof, el intendente Ariel Sujarchuk y el diputado Máximo Kirchner, entre otras autoridades.

blank
blank

Mensaje. El presidente remarcó la ampliación del sistema de salud para hacer frente a la pandemia.

“Esto es un ejemplo de lo que se puede hacer desde el Estado a favor de la gente”, expresó el presidente de la Nación. Junto a él estuvieron el gobernador Axel Kicillof, el intendente Ariel Sujarchuk y el diputado Máximo Kirchner, entre otros.

El presidente Alberto Fernández encabezó este lunes al mediodía la inauguración del hospital municipal Néstor Kirchner, en la localidad de Maquinista Savio, junto al gobernador Axel Kicillof y el intendente Ariel Sujarchuk. En sus discursos, los tres destacaron la transformación realizado en ese edificio, donde hasta abril funcionó el sanatorio San Carlos y que atiende exclusivamente a adultos mayores afiliados a PAMI.

En el palco de autoridades -en rigor, una tarima ubicada delante del hospital- también estuvieron el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; la directora Ejecutiva de PAMI, Luana Volnovich; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el jefe de la bancada del Frente de Todos en la Cámara Baja, Máximo Kirchner, quien no habló durante el acto.

“Esta clínica dejó de ser un aguantadero para ser un centro de salud de calidad para los abuelos y vecinos que vienen a atenderse”, resaltó Sujarchuk al comienzo del acto. Y señaló: “A menos de un mes de los diez años de la despedida de Néstor, nos merecíamos este homenaje». El ex presidente murió el 27 de octubre de 2010 y ya son cerca de diez los hospitales que llevan su nombre en todo el país.

Más adelante, Fernández también hizo referencia al nombre elegido por Sujarchuk para rebautizar a la ex clínica. “Qué bueno que se llame Néstor Kirchner este hospital, porque esto es lo que él me enseñó a hacer en los años en que fui su jefe de Gabinete. Me inculcó la premisa de Eva Perón: ‘donde hay una necesidad nace un derecho’”, afirmó, mirando a Máximo Kirchner, que estaba a su derecha.

El flamante hospital fue reacondicionado para atender a 28 mil personas, exclusivamente a afiliados de PAMI, con 101 camas, tres quirófanos, área de oncología y laboratorio de análisis bacteriológicos. También se modernizó el equipamiento médico, lo que permitió incorporar nuevas prestaciones, como el servicio de hemodinamia y cirugía cardiovascular.

En ese edificio funcionó, desde 1983, el sanatorio San Carlos, que el pasado 24 de abril fue intervenido por PAMI y el Ministerio de Salud provincial al detectarse serias irregularidades en la gestión sanitaria (ver nota acá), lo que derivó en contagios masivos y más de diez personas fallecidas, entre ellas la médica terapista Elena Rojas (ver nota acá), a quien no se mencionó durante el acto.

El reacondicionamiento de las instalaciones comenzó en abril y representó una inversión superior a los 150 millones de pesos, con aportes propios del Municipio, el Ministerio de Obras Públicas de la Nación, la provincia de Buenos Aires y el PAMI. Además, la planta de personal pasó de 220 a 300 trabajadores. El hospital empezó a funcionar el 2 de mayo (ver nota acá), pero no había sido inaugurado oficialmente.

“Esto no es un discurso, esto es más salud para los vecinos de Maquinista Savio, la zona que parecía más olvidada de Escobar. Es un centro de atención con la mejor tecnología, enfermeros y enfermeras. Los que eran responsables de este sanatorio se fugaron y dejaron todo en manos de Dios. Pero esto es un ejemplo de lo que se puede hacer desde el Estado a favor de la gente», remarcó el presidente en su alocución, aplaudido por cientos de militantes que se agolparon contra el vallado colocado a la vera de la ruta 26.

Por su parte, la titular de PAMI remarcó que la ex clínica San Carlos “tuvo una historia dramática, de desidia, de abandono, de maltrato”. Y señaló que “por decisión del gobierno nacional y municipal” se decidió “poner amor, coordinación estatal, gestión y compromiso en un lugar donde había horror” para “hacer posible lo imposible” en medio de una pandemia.

“En los cuatro años de la gestión anterior nos dejaron un PAMI arrasado, no hubiéramos podido comprar ni una aspirina si no fuese por la decisión del gobierno nacional de asistir con recursos financieros al organismo y ponerlo en el centro de las políticas públicas», destacó Volnovich, y subrayó que sin la asistencia del Estado “el PAMI hoy sería el de los ’90”.

Por su parte, el gobernador de la provincia de Buenos Aires contó que cuando comenzó la pandemia él “ya sabía de esta clínica”, porque el intendente Sujarchuk le había comentado que “no estaba andando bien» y afirmó que «esto era un desastre». En este sentido, denunció: «Hay clínicas privadas que toman la salud como un negocio, como un acto especulativo”.

Kicillof subrayó que “la salud no es un negocio, es un derecho” y destacó el rol del Estado, que “intervino para sostener la salud”. A su vez, el mandatario provincial reveló que al momento hay 95 pacientes internados en este nuevo hospital.

[wppg_photo_slider id=»426″]

En su alocución Fernández también aludió a las críticas a la cuarentena y manifestó su indignación por “alguien que en la televisión se preguntaba para qué sirvió la cuarentena, ¿para agregar diez camas?”, en referencia al diálogo entre la conductora Juana Viale y el periodista Jorge Lanata en un programa de la semana pasada.

“En esa cuarentena hay obras como estas, el gobierno nacional puso 3000 camas. Si hoy tenemos la suerte de que a ningún argentino le falte una cama para ser atendido es producto de lo que fuimos capaces de hacer en el tiempo de la cuarentena”, aseveró.

En simultáneo a este acto se realizó una videoconferencia con autoridades de las ciudades de Zapala, en Neuquén; de Santa Fe y Villa Constitución, provincia de Santa Fe; la capital de Mendoza; y la ciudad de Pasco, en Córdoba, para dar cuenta de obras realizadas en hospitales, centros de salud y espacios de aislamiento.

Las mismas estuvieron a cargo del ministerio de Obras Públicas, a través de la Red Sanitaria Federal, y representaron una inversión de más de 8.781 millones de pesos, con el fin de ampliar el acceso a la salud en medio de la pandemia.

“Me preocupan los porteños y los bonaerenses tanto como los santafecinos, los cordobeses, los neuquinos y los mendocinos”, enfatizó el jefe de Estado, que volvió a destacar que su gestión es para todo el país y no solo para la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Del acto en Maquinista Savio también participaron el ministro del Interior, Wado de Pedro; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, y la directora del hospital Kirchner, Carolina Guida, entre otras tantas autoridades locales, provinciales y nacionales que se dieron cita.

“Los escraches son propios del fascismo y del nazismo”

En un tramo de su mensaje, el presidente Alberto Fernández se refirió al escrache que sufrió el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti en la puerta de su casa en Rafaela, Santa Fe, durante este fin de semana.

“Quiero solidarizarme con el doctor Lorenzetti, que ayer sufrió el escrache de un grupo de opositores que fueron a presionar a su vivienda a un juez que tiene que tomar una decisión”, señaló en referencia a que el máximo tribunal deberá expedirse sobre el “per saltum” de los jueces desplazados Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli.

Fernández enfatizó que «los escraches no tienen nada que ver con la democracia, son propios del fascismo y del nazismo». En este sentido, remarcó que el camino “es reclamar democráticamente, recuperar la convivencia democrática” e hizo hincapié en que “el respeto al otro es central para esa convivencia”.

“Tenemos la oportunidad de hacer el país que nos merecemos y tenemos que hacerlo unidos. La pandemia tuvo esa virtud: unir a todos los argentinos. Y cuando se dieron cuenta de lo que somos capaces de hacer unidos, empezaron a querer desunirnos”.

Por eso, solicitó: “Cada vez que vean que están sembrando entre nosotros disputas y discordias, por favor den vuelta la cara. Dense cuenta de que ahí hay otros intereses”. También dejó un mensaje para quienes hablan de irse del país: «No se vayan, hay un país que reconstruir, hace falta que todos nos arremanguemos».

Fernández volvió a mencionar los escraches para insistir en que “esos reclamos, del modo que se hacen, dejan en evidencia la peor muestra de intolerancia, de maltrato a la democracia”. Y sentenció: “Esta democracia que hoy disfrutamos el costó 30.000 vidas a la Argentina, no vamos a negociarla, vamos a cuidarla”.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo