“Peligro extremo en el Paraná de las Palmas”

SR. DIRECTOR: Hoy, miércoles 6 de octubre de, la Coalición Cívica, ARI Escobar, asociaciones ambientalistas de Escobar y Los Talares, la biblioteca Panamericana, ONGs y ciudadanos en general concurrieron a la Defensoría del Pueblo de Escobar con el fin de requerir la intervención de esa Defensoría en el “Proyecto de construcción de un puerto de […]

blank
SR. DIRECTOR:
Hoy, miércoles 6 de octubre de, la Coalición Cívica, ARI Escobar, asociaciones ambientalistas de Escobar y Los Talares, la biblioteca Panamericana, ONGs y ciudadanos en general concurrieron a la Defensoría del Pueblo de Escobar con el fin de requerir la intervención de esa Defensoría en el “Proyecto de construcción de un puerto de la empresa Repsol YPF para la regasificación de Gas Natural Licuado a instalarse sobre la ribera del río Paraná de las Palmas”, que ya está ejecutándose.
Dicha presentación lleva como número de expediente el 2.117/2010.
Ameritan esta solicitud a la Defensoría las condiciones poco claras en las que viene desarrollándose el mismo y el considerable impacto ambiental de semejante operación.
Cabe resaltar que el “Proyecto de Regasificación de GNL e Inyección de Gas Natural de la provincia de Buenos Aires” se ha  desarrollado en el marco de la más absoluta falta de información y a espaldas de toda la comunidad escobarense.
Los escobarenses nos encontramos ante un proyecto de altísimo riesgo e impacto ambiental y ante el mercado de la energía, que en todo el mundo ha generado el repudio unánime de la comunidad afectada y que ya se está instalando en el río Paraná de las Palmas (agua dulce que hay que preservar), al lado de una reserva ecológica de importancia estratégica.
La rezonificación realizada por el Concejo Deliberante para que el proyecto tenga vía libre fue aprobada “entre gallos y medianoche”, sin información fidedigna, sin declaraciones oficiales, sin audiencia pública. Que esos puertos se realizan en altamar, para que en caso de incendio, colisión o explosión, no haya ninguna persona cerca. Que desconocemos la evaluación de impacto ambiental. Desconocemos el plan estratégico en caso de accidentes.
Se han transgredido innumerables leyes de cuidado y preservación de medioambiente. Consideramos que haberlo puesto en el río es una bomba de tiempo para los escobarenses. Semejante potencial explosivo en medio de un río de 430 metros de ancho, tan lejos del mar, y junto a una reserva ecológica, es de un peligro extremo. Y lo peor: con la anuencia de nuestras autoridades.
Aída Holtz
Presidente Coalición Cívica – ARI Escobar

SR. DIRECTOR:

Hoy, miércoles 6 de octubre, la Coalición Cívica, ARI Escobar, asociaciones ambientalistas de Escobar y Los Talares, la biblioteca Panamericana, ONGs y ciudadanos en general concurrieron a la Defensoría del Pueblo de Escobar con el fin de requerir la intervención de esa Defensoría en el “Proyecto de construcción de un puerto de la empresa Repsol YPF para la regasificación de Gas Natural Licuado a instalarse sobre la ribera del río Paraná de las Palmas”, que ya está ejecutándose.

Dicha presentación lleva como número de expediente el 2.117/2010.

Ameritan esta solicitud a la Defensoría las condiciones poco claras en las que viene desarrollándose el mismo y el considerable impacto ambiental de semejante operación.

Cabe resaltar que el “Proyecto de Regasificación de GNL e Inyección de Gas Natural de la provincia de Buenos Aires” se ha  desarrollado en el marco de la más absoluta falta de información y a espaldas de toda la comunidad escobarense.

Los escobarenses nos encontramos ante un proyecto de altísimo riesgo e impacto ambiental y ante el mercado de la energía, que en todo el mundo ha generado el repudio unánime de la comunidad afectada y que ya se está instalando en el río Paraná de las Palmas (agua dulce que hay que preservar), al lado de una reserva ecológica de importancia estratégica.

La rezonificación realizada por el Concejo Deliberante para que el proyecto tenga vía libre fue aprobada “entre gallos y medianoche”, sin información fidedigna, sin declaraciones oficiales, sin audiencia pública. Que esos puertos se realizan en altamar, para que en caso de incendio, colisión o explosión, no haya ninguna persona cerca. Que desconocemos la evaluación de impacto ambiental. Desconocemos el plan estratégico en caso de accidentes.

Se han transgredido innumerables leyes de cuidado y preservación de medioambiente. Consideramos que haberlo puesto en el río es una bomba de tiempo para los escobarenses. Semejante potencial explosivo en medio de un río de 430 metros de ancho, tan lejos del mar, y junto a una reserva ecológica, es de un peligro extremo. Y lo peor: con la anuencia de nuestras autoridades.

Aída Holtz

Presidente Coalición Cívica – ARI Escobar

Dejá tu comentario

Seguí leyendo