Tenía 25 años, estuvo casi un mes internada y falleció de coronavirus

El doloroso caso de Maricel Yendro, una joven repostera de Maquinista Savio, causó una profunda conmoción. Es una de las víctimas fatales de menor edad en el partido de Escobar. Su padre también está internado en el hospital Erill y lucha por su vida.

blank
blank

Adiós prematuro. Quienes la conocían recordaron a la joven como una persona bondadosa y alegre

El doloroso caso de Maricel Yendro, una joven repostera de Maquinista Savio, causó conmoción. Es una de las víctimas fatales de menor edad en el partido de Escobar. Su padre también está internado en el hospital Erill.

La pandemia de coronavirus sigue arrojando noticias tristes y dolorosas a cada momento: este último fin de semana se conoció el fallecimiento de una joven de apenas 25 años, que vivía en la localidad de Maquinista Savio y llevaba un mes internada en la terapia intensiva del hospital provincial Enrique Erill.

Maricel Ayelén Yedro, era repostera profesional y vivía en el barrio Obejero junto a su marido, Andrés Villalba. La información de su muerte, que empezó a circular este sábado por las redes sociales, caló hondo en la comunidad.

“Mishel”, como la apodaban familiares y conocidos, se destacaba cocinando tortas y le estaba yendo muy bien con su emprendimiento Ohana, en el que desarrollaba todo tipo de elaboraciones de repostería que comercializaba a través de las redes sociales.

La joven había ingresado a la terapia intensiva del hospital el pasado 19 de abril, con un cuadro complejo, agravado por su condición de obesidad y una neumonía bilateral de importancia, según explicaron fuentes del Erill consultadas por El Día de Escobar.

“Estuvo mucho tiempo ventilada, por lo que hubo que hacerle una traqueotomía. Empezó a mejorar un poquito, pero nunca se pudo recuperar. Hizo una sepsis y falleció este sábado”, indicaron desde el centro de salud.

La noticia de su pérdida causó un gran dolor. Cientos de personas expresaron en Facebook sus condolencias y tristeza, además de la sorpresa por la muerte de alguien tan joven. También recordaron su calidez y bondad. “Tenía un corazón gigante, siempre ayudaba a todo el mundo”, afirmó una de sus hermanas.

Enamorados. Andrés Villalba y Maricel Yedro estaban casados y vivían juntos en el barrio Obejero.

El testimonio más desgarrador fue el de su marido, quien publicó un sentido mensaje horas después de que se conociera el deceso: “Me dejaste el corazón y el alma hecho pedazos, destruido como no te lo imaginas. Me dejaste solo, sin ganas de seguir, porque yo era feliz con vos, te lo dije miles de veces, no pedía nada más. Y vos también me lo decías, y no me lo voy a olvidar”.

“Si todo el tiempo me siento mal, es por vos, por los recuerdos que se me vienen a la cabeza. Por esas salidas, esos abrazos que no voy a volver a tener, esas charlas de horas y horas, y también por no poder hacer nada en tus últimos días, viéndote dormida y pidiendo que se terminara pronto. Tenía toda la fe del mundo, de que ibas a salir porque siempre fuiste fuerte, pero con eso no bastaba.  (…) Ahora sé que estas descansando en paz”, concluyó Villalba, con la tristeza a flor de piel.

Con 25 años, la joven de Maquinista Savio es una de las víctimas fatales de coronavirus de menor edad en el partido de Escobar. Hasta el momento, de los 641 casos mortales que se llevan registrados hay dos personas de entre 10 y 19 años y 6 en el rango etario de 20-29, según el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Mientras tanto, en el medio del dolor por su partida, su familia hace fuerza y reza para que su padre, también internado por Covid-19, se recupere y salga adelante.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo