Rayo Vallecano de España sumó a préstamo al escobarense Bruno Zuculini

El volante fue cedido por el Manchester City, donde venía entrenando a las órdenes de Pep Guardiola. Es el sexto club para el que jugará en Europa.

Sin continuidad. Bruno no iba a ser tenido en cuenta por Guardiola en el club inglés al que arribó en 2014.

El volante fue cedido por el Manchester City, donde venía entrenando a las órdenes de Pep Guardiola. Es el sexto club para el que jugará en Europa, donde no logra hacer pie tras su partida de Racing Club.

Aunque estuvo entrenando durante varias semanas bajo las órdenes de Pep Guardiola en el Manchester City, Bruno Zuculini (23) no seguirá en Inglaterra y jugará finalmente en la segunda división del fútbol español. Rayo Vallecano lo incorporó a préstamo por una temporada y el escobarense ya hizo este martes su primera práctica en el club de la Liga 123.

Te puede interesar  Bruno Zuculini se floreó con un golazo en el triunfo de Racing sobre Newell’s

El entrenador José Ramón Sandoval pidió a “Zucu” tras la lesión Baena, otro volante del plantel, para reforzar al mediocampo. En las dos últimas temporadas el menor de los hermanos surgidos en Racing ha jugado en cinco equipos: Manchester City, Valencia, Córdoba, Middlesbrough y AEK Atenas, en tres países diferentes, como Inglaterra, España y Grecia. Un largo raid para el volante, que debido a algunas lesiones y otros factores hasta ahora no pudo hacer pie en suelo europeo.

Te puede interesar  Bruno Zuculini dejó River y regresa a su primer amor: Racing de Avellaneda

Desde junio de 2014 su pase pertenece al club inglés, que lo fue cediendo a préstamo en cada nuevo torneo por la gran cantidad de jugadores de jerarquía que tiene en el plantel.

Bruno será presentado oficialmente este miércoles y dará una conferencia de prensa en el estadio del club madrileño. Van dos fechas del torneo de segunda: el Rayo cayó con Elche 2 a 1 en el debut y después empató como local sin goles ante el Valladolid. Este sábado le toca visitar al Almería.

Por Javier Rubinstein

Dejá tu comentario

Seguí leyendo