Prefectura Naval desembarcará con 200 oficiales en las calles del distrito

Acompañarán a las fuerzas locales en la prevención de delitos, inicialmente en los centros de las localidades y después en los barrios de la periferia. Estarán un año. El compromiso se selló en un convenio entre el Municipio y el Ministerio de Seguridad.

blank
blank
prefectura-en-escobar-home-adentro

Antecedente. Efectivos de Prefectura participaron  de varios operativos en el distrito tras el caso Scaldafferro.

Acompañarán a las fuerzas locales en la prevención de delitos, inicialmente en los centros de las localidades y después en los barrios. Estarán un año.

A raíz de un convenio entre el Municipio y el Ministerio de Seguridad de la Nación, doscientos efectivos de la Prefectura Naval Argentina desembarcarán en las calles del distrito para patrullar y realizar controles en la vía pública con el objetivo de brindar mayor seguridad a los vecinos.

El arribo de los oficiales de la fuerza federal está previsto para los primeros días de diciembre. Comenzarán a cumplir funciones en los cascos céntricos de las cinco localidades del partido de Escobar y a medida que vayan conociendo el territorio se desplazarán gradualmente hacia los barrios periféricos, lugares donde se registra la mayor cantidad de robos y hechos de inseguridad. El convenio estipula que se quedarán por un año, como mínimo.

Para optimizar los recursos y eficientizar las tareas de prevención se formará un comando estratégico de coordinación con la Policía Bonaerense, otras fuerzas nacionales y la secretaría de Seguridad del Municipio, que realizará reuniones periódicas en la sala de situación del Centro de Monitoreo de Garín, según se informó en un comunicado oficial.

De esta manera, una fuerza de seguridad federal volverá a hacerse presente en las calles del partido. Los antecedentes más cercanos datan de septiembre de 2013, cuando un centenar de gendarmes estuvo vigilando el centro de Belén de Escobar en el marco del “Operativo Centinela”.

El último registro es de agosto pasado, cuando tras el resonante asesinato del joven Martín Scaldafferro distintas fuerzas federales ejecutaron los denominados Operativos de Control Poblacional Conjunto (OCPC). En ambos casos, la estadía fue más fugaz y superficial que verdaderamente productiva.

Si bien el inminente desembarco de los 200 prefecturianos se formalizó tras la firma de un acuerdo entre el intendente Ariel Sujarchuk y el director nacional de Equipamiento Provincial y Municipal de la Subsecretaría de Logística Federal, Martín Culatto, la medida se enmarca dentro de la política de seguridad impulsada desde el gobierno nacional ante los niveles de inseguridad que sufre la provincia.

De hecho, tras el reclamo de varios intendentes por mayor presencia policial en sus municipios, fue el propio presidente Mauricio Macri quien a principios de octubre anunció la llegada de unos 6.300 efectivos de la Policía Federal, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval a 33 distritos del Conurbano y a la ciudad de Mar del Plata. Disposición que debe estar ejecutada plenamente para fin de año.

En definitiva, lo que alguna vez fue la “marea verde” en quince días se convertirá en “marea marrón”. Pero más allá del color que lleven puesto los agentes federales, lo único y más importante es que lo que realmente se observe sea su tarea.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo