Polémica en puerta: Vuelve el debate por la rezonificación de la ruta 26

El Municipio reflotó el proyecto de ordenanza para desarrollar un corredor comercial, habitacional y de servicios. Es un trayecto de dos kilómetros, entre Maschwitz y Savio, que actualmente es sólo residencial. Ambientalistas y vecinos rechazan la iniciativa.

blank
blank

Transformación. La norma busca dotar a la ruta 26 de nuevos servicios, comercios y proyectos inmobiliarios.

El Municipio reflotó el proyecto para desarrollar un corredor comercial, habitacional y de servicios. Es un trayecto de dos kilómetros, entre Maschwitz y Savio, que actualmente es sólo residencial. Ambientalistas y vecinos se oponen.

Una polémica que parecía haber quedado atrás empezó a resurgir en los últimos días: el proyecto para rezonificar un tramo de la ruta provincial 26, entre Ingeniero Maschwitz y Maquinista Savio, que próximamente volverá a ser debatido en el Concejo Deliberante de Escobar. Organizaciones ambientalistas y vecinos de ambas localidades ya anticiparon su rechazo a la iniciativa del intendente Ariel Sujarchuk.

El Ejecutivo local reflotó el plan que establece una modificación en el estatus de las parcelas ubicadas a ambos márgenes de la arteria, entre las calles San Martín, Almafuerte y Tronador. Se trata de una extensión de 2,2 kilómetros en la conexión entre ambas localidades, que comienza a unos metros de la autopista Panamericana.

El proyecto de ordenanza, al que tuvo acceso El Día de Escobar, es muy parecido al que aprobó el Concejo Deliberante a fines de octubre de 2016, en una tensa sesión (ver nota acá), aunque presenta algunas observaciones enviadas por la Dirección Provincial de Ordenamiento Urbano y Territorial (DPOUT).

La iniciativa delimita dos porciones de parcelas en las que se prevé cambiar la actual nomenclatura de Zona Residencial Exclusiva a Zona Residencial y Comercial Extraurbana, lo que permitiría incorporar actividades que hoy no están contempladas y, por ende, modificaría la característica fisonomía del lugar.

“Este proyecto es distinto al de 2016, aunque apunta relativamente a lo mismo: una rezonificación que permite construir hasta una altura de 12 metros, que contiene unidades familiares y complejos comerciales, establece la ampliación de la densidad de población permitida y la construcción de unas colectoras que pide Vialidad Nacional, porque sería una bomba si estacionan los autos en una ruta provincial”, explicó una fuente del ámbito legislativo ante la consulta de este portal.

Plano. En rojo, la zona donde se permitirán desarrollos comerciales. En azul, viviendas y oficinas.

La zona comercial está ubicada en los extremos del corredor y es donde se estipulan las modificaciones más notables. En esos dos sectores -un total de 600 metros, aproximadamente- se permitirá la construcción de viviendas unifamiliares y multifamiliares, centros comerciales, culturales, deportivos, profesionales y de salud; entidades bancarias, hosterías, hoteles, oficinas y restaurantes.

La otra porción de las parcelas -la más extensa- se encuentra en el centro del corredor y permitirá la edificación de viviendas unifamiliares y multifamiliares y oficinas, tal como lo establecía la ordenanza sancionada hace casi cinco años.

La principal modificación con respecto a aquella norma radica en la reducción de la superficie mínima de los terrenos donde se podrán desarrollar este tipo de actividades, que pasó de 1.000 a 600 metros cuadrados.

Además, el proyecto establece un incremento de la densidad de población permitida: de 60 a 150 habitantes por hectárea -el proyecto original autorizaba 300 habitantes- y el aumento en el máximo de metros cuadrados que se pueden construir con respecto a la superficie de una parcela.

Por otra parte, se mantiene la prohibición para la apertura de locales bailables, salones de fiestas, criaderos de animales, hipermercados, estaciones de servicio, funerarias, industrias, talleres y templos.

“El sector en el que se propone la modificación normativa posee marcadas características de residencial extraurbano, con lotes de grandes dimensiones y una alta ocupación del suelo con vivienda unifamiliar”, sostiene un informe de la DPOUT anexado al expediente, que el miércoles 2 ingresó al Concejo Deliberante con el número 17.256.

“La propuesta de promover una zona sobre el corredor de la ruta 26 con usos residenciales, comerciales y otros que complementen a la zona residencial circundante resultaría viable, por cuanto responde a una demanda de diversificación de actividades en el sector”, agrega el documento del organismo bonaerense.

Movilizados. En 2016 los vecinos se manifestaron afuera del Concejo el día que se aprobó la ordenanza.

Reacción vecinal

El resurgimiento de la rezonificación de la ruta 26 volvió a causar molestar en grupos defensores del medioambiente, que creen que este proyecto dará vía libre a la tala indiscriminada de árboles.

La Asociación Vecinal Ruta 26 también levantó su voz en contra de la iniciativa, como lo había hecho en 2016 (ver nota acá). “Esto significa la degradación total de la ruta, perdiendo su forestación a través de los árboles actuales. Las casas que queden detrás de todo esto sólo verán por sus ventanas las partes traseras de cualquier centro comercial. La desvalorización de las propiedades será inevitable”, advirtió con una publicación en Facebook.

Hace cinco años el intendente Ariel Sujarchuk había tildado de “hipócritas” a quienes cuestionaban el proyecto (ver nota acá). “Son los mismos que miran con envidia a Tigre y Pilar, pero no quieren que el progreso llegue a Escobar”, disparó en aquel momento, en medio de la polémica y cuando llevaba pocos meses al frente del Palacio Municipal.

El proyecto original había sido aprobado por 18 votos afirmativos y cinco negativos. Incluso, durante su tratamiento, se llegó a mencionar la posibilidad de que en ese corredor se instalaran consultorios del Hospital Italiano. Sin embargo, entre recursos de amparo y requerimientos técnicos de la Provincia, el plan territorial quedó frenado.

En los próximos días, seguramente la polémica vuelva a salir a flote.

Por Alejo Porjolovsky

Dejá tu comentario

Seguí leyendo