Marcharon por la ciudad y cortaron la Panamericana en reclamo de justicia

Cientos de residentes bolivianos se movilizaron hasta la comisaría, la fiscalía y el Municipio para exigir el esclarecimiento del brutal asesinato de Genaro Yapu.

blank
blank
blank

Antes de subir a la Panamericana, los manifestantes pasaron por la comisaría, la fiscalía y el Municipio.

Cientos de integrantes de la comunidad boliviana de Escobar cortaron durante varias horas un ramal de la autopista Panamericana para exigir el esclarecimiento del brutal asesinato de Genaro Yapu (36), acontecido el viernes pasado al resistirse a un asalto en su domicilio del barrio Lambertuchi.

La movilización comenzó cerca de las 11, cuando la nutrida columna partió desde el predio de la Colectividad Boliviana de Escobar a la comisaría 1ra. Allí, una pequeña delegación compuesta entre otros por familiares de la víctima, se reunió con el comisario Bocco para indagar sobre los pormenores de la investigación.

Al mismo tiempo, pero sobre la avenida Tapia de Cruz, el resto de los indignados manifestantes bolivianos se encargaban de denunciar a la Policía: “Cuando venimos a denunciar algún hecho delictivo nos discriminan y se nos burlan en la cara”.

Los manifestantes se trasladaron después hasta la fiscalía, donde la misma comisión fue atendida en privado por el fiscal Facundo Flores, quien lleva adelante la investigación de la causa, caratulada como “Homicidio en ocasión de robo” y sobre la cual todavía no habría ninguna novedad firme.

Más tarde, la columna se dirigió hasta el Palacio Municipal. Allí, los representantes de la colectividad fueron recibidos por los secretarios de Gobierno y de Seguridad, Diego López y Walter Gómez, respectivamente, quienes recibieron un petitorio de más cámaras y patrulleros en el barrio Lambertuchi.

Como cierre de la jornada, los manifestantes decidieron dirigirse a la autopista Panamericana, a la altura del puente de entrada a Escobar, donde mantuvieron cortado durante varias horas el tránsito en sentido a Campana. “Justicia para todos” y “Basta de Muertes”, fueron las consignas del reclamo.

Finalmente, y a través de gestiones realizadas por el intendente interino Walter Blanco, los representantes de la colectividad lograron reunirse en el Palacio Municipal con un representante del Ministerio de Seguridad provincial: el superintendente de la Zona Norte de la Policía Bonaerense, comisario general Néstor Laurrari, quien se habría comprometido a implementar una serie de operativos de prevención en la zona donde ocurrió el asesinato de Yapu.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo