Designaron con el nombre de un desaparecido a la escuela especial de Maquinista Savio

Se llama Néstor Boca, en homenaje a un vecino que trabajó en la quema del barrio Amancay y fue secuestrado y acribillado a los 61 años, en enero del '76.

blank
blank

Desde ahora, la escuela especial 502 de Maquinista Savio lleva el nombre de un vecino de esa localidad que fue víctima del terrorismo de Estado: Néstor Boca. “En él encontramos un ejemplo de los valores que queremos afianzar con nuestros estudiantes para construir una sociedad más justa y solidaria”, expresó la directora del establecimiento, Laura Valla, durante el acto protocolar que se realizó este martes 25 a la mañana, con la presencia del intendente Sandro Guzmán.

De condición humilde, Boca llegó en 1965 al barrio Amancay, cuando el lugar no era más que un basural de diez hectáreas. Su casa era una choza construida con chapas, retazos de alfombra y nylon. Junto a sus vecinos, trabajaba en la agrupación de los residuos que llegaban a la quema. Pero a diferencia de ellos, él tenía una conciencia política que trataba de inculcarles y siempre que podía les daba una mano.

Así fue como en 1975 se ganó el mote de “persona no conveniente” para los dueños del basural, al realizar una toma del predio en reclamo de mejores condiciones laborales. También participó en la apertura y funcionamiento de una unidad básica en el barrio, donde organizó una olla popular para colaborar en la alimentación de los vecinos que no tenían recursos. Además, promovió y acompañó la gestión del documento nacional de identidad de mucha gente que se encontraba indocumentada desde su nacimiento.

Era, en una palabra, un referente. Y por eso en enero de 1976, cuando tenía 61 años, fue secuestrado de su domicilio, víctima del terrorismo de Estado que empezaba a implantarse en el país. Su cuerpo apareció acribillado a los pocos días en Pilar. Varios familiares suyos también fueron secuestrados y nunca más volvieron a ser vistos.

Los hijos de Néstor Boca reciben regalos de los alumnos.

“Fue un hombre muy humilde, trabajador, que se mudó al barrio cuando era una quema y trabajó en el basural junto a sus vecinos, a quienes trató de ayudar a organizarse para que no fueran explotados. Fue generoso, solidario con todos y siempre luchó por sus ideales. Por eso es un ejemplo de los valores que queremos afianzar con nuestros estudiantes para construir una sociedad más justa y solidaria”, sostuvo la directora Laura Valla, quien abrió la rueda de oradores en el acto organizado para formalizar la imposición del nombre al edificio escolar.

También habló una de las hijas de Boca, María, quien agradeció a los alumnos que hayan rescatado de la historia el nombre de su padre entre otros tantos desaparecidos del partido de Escobar. “A pesar de que mi papá trabajó en la quema, hoy por hoy ha pasado a ser un prócer y eso para mí es un orgullo. Estoy inmensamente agradecida, no veía la hora de que llegara este momento”, expresó.

Por su parte, la inspectora jefe del distrito, Isabel Poratti, felicitó el trabajo realizado por la comunidad educativa para la selección del nombre que desde ahora y para siempre identificará a la escuela.

Finalmente, el intendente Sandro Guzmán resaltó “el reconocimiento hacia una persona comprometida con sus vecinos y con la militancia política, que en esos años era una mala palabra y que hoy, entre todos, la pudimos recuperar y enseñarles a los más chicos que no está mal ser solidario, trabajar por los vecinos y por el barrio. Lo importante es que defendamos los derechos de todos, como lo hizo Néstor Boca, y muchos otros militantes del partido de Escobar”, afirmó el jefe comunal, quien participó de la plantación de un sauce eléctrico en el jardín del colegio, junto a María Boca.

Del acto también participaron otros hijos y nietos de Néstor Boca, así como el reconocido abogado y periodista Pablo Llonto, quien concurrió invitado por la familia y siguió el acto sentado entre el público.

La emotiva jornada finalizó los alumnos de la institución cantando “Los caminos de la vida” y “Juntos a la par”, acompañados por palmas de los presentes y algunas lágrimas de emoción entre los protagonistas.

El Intendente y familiares de Néstor Boca descubren las placas que inmortalizan el nombre del vecino homenajeado.

Fotografía: Ricardo Pedersen

Dejá tu comentario

Seguí leyendo