Cuentas en rojo: El balance municipal de 2019 arrojó un déficit de $135 millones

Después de tres años consecutivos de superávit, el intendente Ariel Sujarchuk finalizó su primer mandato con un resultado financiero adverso. El desfasaje contable representa poco más de 2 puntos del Presupuesto.

Desequilibrio. Las cuentas en el Palacio Municipal cerraron en rojo por primera vez desde 2014.

Después de tres años consecutivos de superávit, el intendente Ariel Sujarchuk concluyó su primer mandato con un resultado financiero adverso. El desfasaje contable representa poco más de 2 puntos del Presupuesto.

La Rendición de Cuentas Municipal de 2019 no arrojó un resultado favorable para el intendente Ariel Sujarchuk, que después de tres años consecutivos de balances cerrados en verde perdió el invicto con un déficit de $135 millones.

Los datos oficiales indican que durante el ejercicio contable cerrado al 31 de diciembre pasado el Municipio percibió ingresos totales por $5.254.935.186. La columna de gastos, en tanto, cerró con un importe más elevado: $5.390.085.369. La diferencia entre una y otra cifra es lo que da el resultado presupuestario: $135.150.183 de déficit.

Está claro que 2019 no fue un año más. Por un lado, el Municipio realizó erogaciones extraordinarias para celebrar el 60º aniversario del partido de Escobar (ver nota acá). En ese marco, más allá de los espectáculos masivos que se vivieron en octubre, también se realizó la fastuosa velada de gala en el teatro Seminari (ver nota acá).

Además, fue un año de muchas y grandes obras públicas, que en algunos casos se financiaron con fondos provinciales específicos y en otros con recursos de jurisdicción local.

Sujarchuk puso toda la carne al asador para lograr su reelección y cumplió ese objetivo con amplitud. El daño colateral fue que la situación financiera del Municipio se debilitó sensiblemente.

Justo es decir que 2019 también fue un año signado por una inflación superior al 50%, que incrementó todos los costos operativos de la Comuna. Aún así, el resultado negativo se explica en el mayor nivel de gastos no corrientes que afrontó la Intendencia.

Según como se mire, el tamaño del déficit puede ser grande, mediano o menor. Los $135 millones son una cifra por demás contundente, pero a su vez representan 2,3% del dinero administrado por el Municipio en el último período. Lo que está claro es que ese desfasaje será difícil de corregir en un 2020 con la economía por el piso a causa de la pandemia de coronavirus.

Este déficit rompió una tendencia de cuatro ejercicios consecutivos cerrados con superávit. En 2015, Sandro Guzmán concluyó su segundo mandato con un resultado presupuestario de $26 millones a favor (ver nota acá), lo que implicó un ahorro global de 3%. Al año siguiente Sujarchuk también cerró las cuentas en orden: $300 millones arriba, lo que representó un 18% del Presupuesto de ese período (ver nota acá).

El intendente repitió ese logro en 2017: el superávit fue de $413 millones, cerca de un 15% del Presupuesto global (ver nota acá). Y en 2018 lo sostuvo ajustadamente, con un resto de menos de tres millones -$2.766.626-, que representó apenas 1% de los recursos administrados en ese período (ver nota acá).

El expediente de la Rendición de Cuentas 2019, al cual tuvo acceso El Día de Escobar, será tratado por los concejales este miércoles a la tarde, en una sesión especial que tendrá lugar en el teatro Seminari. Su inicio está pautado para las 14 y será transmitida por el Concejo Deliberante a través de Facebook Live.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo