Una buena actitud de Miranda, que no eclipsa el pálido desempeño del HCD

portada El presidente del Legislativo emitió un informe de la producción parlamentaria de 2009, un período sin grandes temas, ordenanzas de trascendencia ni, mucho menos, discusión en las bancas.

Elio Miranda, en diciembre, fue ratificado como presidente del HCD.

Elio Miranda, en diciembre, fue ratificado como presidente del HCD.

Lo único positivo que refleja el “Informe de la Labor Legislativa de 2009” no es más que la elogiable actitud de haberlo elaborado y difundido, ya que los números, pasando el tamiz, no alcanzan a ocultar el pálido desempeño del Concejo Deliberante en 2009, donde no se trataron grandes temas ni se sancionaron ordenanzas de gran trascendencia. Además, el debate gritó ausente en cada una de las sesiones.

El subtítulo del informe, enviado a las redacciones de todos los medios locales, destaca que durante el año pasado el HCD “tramitó casi 400 expedientes y sancionó más de 80 ordenanzas”. En el desarrollo del texto también se precisa que se sancionaron siete comunicaciones y 44 resoluciones.

Pero en lo que realmente importa y gravita en una comunidad, que son las ordenanzas y el debate de sus principales asuntos, el balance del Concejo Deliberante da en rojo al pasar de la columna cuantitativa a la cualitativa. La mayor demostración es que, si bien se aprobaron 82 ordenanzas, el informe solo llega a rescatar cuatro. La más trascendente: el llamado a licitación para un nuevo servicio de colectivos de Matheu a Belén de Escobar.

Te puede interesar  Polémica por la rezonificación del corredor comercial de la avenida San Martín

Otras iniciativas que se mencionan son la creación del programa “Vueltos Solidarios a favor del hospital Erill” y la implementación de tarjetas magnéticas en líneas comunales. Pero la primera no ha podido prosperar por falta de apoyo político y la segunda se cumple a medias.

El cuarto proyecto sancionado que destaca el informe es la reglamentación de la circulación de triciclos y cuatriciclos. Nada más.

Con lo que se le quiera agregar, muy poco para lo que podría esperarse del concejo deliberante de un distrito en pleno crecimiento, con más de 200 mil habitantes y cuyo funcionamiento insumió un presupuesto de cinco millones de pesos.

En la introducción del resumen, sin embargo, el presidente del Concejo Deliberante puso de relieve algo que podría sonar a obvio pero que, en realidad, no es poca cosa: “Se observaron con especial atención el conjunto de reglas a las que debe sujetarse el legislador para la elaboración y adecuada redacción de las ordenanzas y disposiciones normativas que proponen, a efecto de que cumplan con el principio de seguridad jurídica y aspectos generales de derecho”.

Te puede interesar  El Concejo Deliberante celebró una sesión especial por el día de “Ni una menos”

En este aspecto que Elio Miranda acertadamente marca como distintivo de anteriores períodos es donde asoma la figura del prosecretario Diego López -ex concejal del Frepaso-, ya una suerte de oráculo en el HCD, donde es fuente de consulta permanente por su amplio conocimiento de la técnica parlamentaria moderna.

Como sea, la improductividad del Concejo Deliberante en 2009 resulta imposible de eclipsar con números gordos que adelgazan considerablemente al primer análisis.

Para 2010, los concejales tienen una abultada deuda cualitativa que saldar.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo