Un joven ajedrecista escobarense jugó ante el gran maestro Karpov

blank

A sus 16 años, Gonzalo Saldaño se convirtió en el primer escobarense en enfrentar a un campeón mundial.

blank
blank
Gonzalo Saldaño (16 años), una de las promesas del Círculo de Ajedrez de Escobar, se dio el lujo de participar de la sesión de partidas simultáneas a cargo del extraordinario ex campeón Anatoly Karpov y quedó en la historia: nunca antes un oriundo de esta ciudad compitió ante un campeón mundial. Y, por si fuera poco, Karpov es el más ganador de todos los tiempos.
El duelo fue en el Círculo de Villa Martelli y ambos disputaron la partida siguiendo una variante del Gambito de Dama, muy bien planteada por Saldaño, quien poco a poco fue cediendo espacios ante el asedio provocado por el juego cauto del ruso. Así fue que ante un error del joven, el campeón fue implacable en el castigo: sacrificó una pieza, ganó un peón y presionó hasta definir la partida.
Al finalizar la cuarta hora de juego, el resultado de las partidas fue contundente: 24½ a ½ en favor del Gran Maestro, quien hizo tablas con un chico de Villa Martelli, Emmanuel Pradines.
Tanto Saldaño, que como David Niveyro (otro escobarense, que no jugó pero estuvo en las competencias) fueron premiados con diplomas por el Gran Maestro Internacional y no olvidarán jamás haber formado parte de este momento único en la historia del ajedrez argentino.
Karpov, que se postula para ser presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), llegó al país la semana pasada y estuvo una estadía de cinco días en suelo argentino.
Por Javier Rubinstein
Mueve Karpov ante la mirada atenta de Saldaño.

Mueve dama Karpov ante la mirada atenta de Saldaño.

Gonzalo Saldaño (16 años), una de las promesas del Círculo de Ajedrez de Escobar, se dio el lujo de participar de la sesión de partidas simultáneas a cargo del extraordinario ex campeón Anatoly Karpov y quedó en la historia: nunca antes un oriundo de esta ciudad compitió ante un campeón mundial. Y, por si fuera poco, Karpov es el más ganador de todos los tiempos.

El duelo fue en el Círculo de Villa Martelli y ambos disputaron la partida siguiendo una variante del Gambito de Dama, muy bien planteada por Saldaño, quien poco a poco fue cediendo espacios ante el asedio provocado por el juego cauto del ruso. Así fue que ante un error del joven, el campeón fue implacable en el castigo: sacrificó una pieza, ganó un peón y presionó hasta definir la partida.

Al finalizar la cuarta hora de juego, el resultado de las partidas fue contundente: 24½ a ½ en favor del Gran Maestro, quien hizo tablas con un chico de Villa Martelli, Emmanuel Pradines.

Tanto Saldaño como David Niveyro (otro escobarense, que no jugó pero estuvo en las competencias) fueron premiados con diplomas por el Gran Maestro Internacional y no olvidarán jamás haber formado parte de este momento único en la historia del ajedrez argentino.

Karpov, que se postula para ser presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), llegó al país la semana pasada y tuvo una estadía de cinco días en suelo argentino.

Por Javier Rubinstein

Dejá tu comentario

Seguí leyendo