Sportivo extrañó mucho a Runke y perdió la primera semifinal

portada El local, sin su máxima figura, resignó este viernes un partido clave en los últimos 19 segundos. Ahora tendrá que ir por la hazaña a San Nicolás.

Regatas consiguió su cuarto triunfo consecutivo en los playoffs lejos de San Nicolás. Claro que esta victoria en el partido de ida de una de las series semifinales sobre Sportivo Escobar lo dejó a un paso de la gran final del Provincial de Clubes.

Fue 85 a 81 para los Náuticos, que se impusieron en un final muy apretado merced al peso de sus individualidades. La mejor de todas fue Gabriel Domínguez, su figura y goleador con 28 puntos.

La historia continuará el próximo fin de semana en suelo nicoleño.

El inicio

Parcial 8-0 para Regatas en poco más de un minuto de acción, mostrándose sereno en ofensiva ante un rival que lucía un tanto nervioso. Después, el conjunto conducido por Pablo Dastugue sufrió un par de pérdidas y comenzó a errar, situación que no se tradujo en goles del rival porque tanto corriendo como en los ataques fijos Escobar no estaba seguro. En defensa sí el local lo estaba. Presión en toda la cancha sobre los regatenses y pocas libertades para jugar en ofensiva.

En un trámite trabado y sucio, de la mano de Madoz y su ímpetu, promediando el primer cuarto empató en 10. Regatas estaba confundido, si bien ganaba 16-10. Por eso, con su actitud -especialmente con la defensa de Díaz sobre Domínguez- y las unidades de Cedro, Escobar regresó a la pelea rápidamente.

La visita no despertó, ni siquiera viendo que su rival atacaba con los ojos cerrados. De ese modo, permitió que con poco el dueño de casa pasara al frente sobre el cierre del segmento y se metiera al primer descanso en ganancias por 20 a 19.

Como si fuera poco, Cantón y Pascual se cargaron de faltas en el amanecer del encuentro y así hipotecarían sus chances de permanecer mucho tiempo sobre la madera.

En el arranque del segundo período apareció Díaz con tres triples seguidos (5-5 en el cuarto) dejando en evidencia las flaquezas defensivas de un Regatas que ahora se sostenía en juego apenas con Cruz del otro lado del rectángulo.

Te puede interesar  Sportivo está imparable: derrotó a River y escaló a la cima de la Liga Federal

Con Cantón sentado en el banco, el cuadro visitante perdió peso en la pintura y debió ingeniárselas para anotar. En cambio, a Escobar todo le resultaba más sencillo y estaba arriba 32-24. Después de que Regatas se acercara con dos conversiones de tres puntos, algunos errores conceptuales en su juego -también varios pitazos de la dupla Datri-Camerones que lo perjudicaron- posibilitaron que Escobar alcanzara su mejor momento de la noche y sacara una luz de 13 (la máxima, 43-30) con Díaz y Cedro como estandartes.

No obstante, su vergüenza, chispazos de Domínguez y la jerarquía de Giuzzio hicieron que Regatas descontara de cara al entretiempo y se pusiera a siete: 49-42.

El complemento

Al regresar, Madoz exhibió síntomas de cansancio, abusó de la individual y llevó a Escobar a la perdición, para que el juvenil Ochoa se luciera bajando rebotes y para que Regatas tomara confianza. Porque del otro lado, Domínguez con su clase le dio juego y vida a los suyos, que pasaron a ganar por tres con un parcial 10-0.

Runke se lesionó en un brazo y no pudo jugar. Sportivo lo sufrió.

Runke se lesionó en un brazo y no pudo jugar. Sportivo lo sufrió.

Los dirigidos por Gabriel Marcato extrañaban más que nunca a Rubén Runke (su figura, que no jugó por un problema de salud), Díaz y Madoz, quienes descansaban y eran preservados por acumulación de faltas personales. Nadie la tiraba. Tras más de cinco minutos volvió a convertir a través de un triple de Madoz.

Sin embargo, Regatas era otro. Y como si fuera poco, tenía a Domínguez y a Giuzzio en plenitud, cuestión que le hacía olvidar las ausencias de Cantón y Pascual. A dos minutos para la finalización del tercer capítulo los de “La Ribera” ganaban 60 a 55. Pero se descuidó y la mano caliente de Garín hizo que Escobar reaccionara en un abrir y cerrar de ojos. Acto seguido: Díaz clavó su séptimo triple, el quinto de su equipo en el cuarto, y los escobarenses recuperaron el comando del tanteador. De esa forma, entraron en ganancias a los diez minutos finales por 64 a 62.

Te puede interesar  Sportivo Escobar festejó su centenario en una noche que quedará en la historia

En el comienzo del último fueron palo a palo. Mientras Escobar seguía dañando con sus anotaciones desde el perímetro, Regatas lo hacía por intermedio de Domínguez y Giuzzio. En ese momento volvieron a la escena Cantón y Pascual. El primero de ellos respondió, el otro no estaba en su día.

En ese contexto, ahora recurriendo a las penetraciones, los locales se mantuvieron al frente en ese pasaje (76-73 a 4´). Cantón fue eliminando defensores rivales y dejó a su equipo en una inmejorable situación de cara a la definición del encuentro. De hecho, Regatas pasó a ganar 77 a 76.

Desde la línea los dos empezaron a sumar en ese lapso, aunque vía Cantón los de Dastugue quedaron 79-78 con cincuenta segundos por delante todavía. En la vuelta, erró un triple Díaz (el cuarto al hilo) y Lete tras pase de aro a aro de Domínguez puso las cosas 81 a 78 para Regatas, que lo tenía en sus manos. Aunque Díaz inventó una falta y por ella recibió de premio tres libres. Los metió a todos.

Entonces, las cosas quedaron empatadas en 81 con 19 segundos. Parecía que ninguno lo quería ganar. Regatas estaba más entero y lo ganó, luchando y revirtiendo la pálida imagen del segundo cuarto. Sufriendo y sumando de a uno. Y así, sumando, quedó a un paso de la final del torneo bonaerense.

Síntesis: Sportivo Escobar 81 – Regatas 85

Arbitros: E. Datri – S. Cameronés – Parciales: 20-19, 29-23, 15-20,17-23 – La figura: Gabriel Domínguez (R)

Sportivo Escobar (81): Garín 9, Madoz 18, Cedro 22, Bruckner 2, Scheffer 2 (x) (fi), Díaz 28, Irigoyen 0, Laguzzi 0. DT: G. Marcato.

Regatas (85): Domínguez 28, Lete 10, Pascual 2, Giuzzio 19, Cantón 17 (fi), González 0, Cruz 9, Ochoa 0, Polo 0. DT: P. Dastugue.

Por Facundo Mancuso, de Diario El Norte

Dejá tu comentario

Seguí leyendo