Una noche inolvidable, en la que Liverpool se trasladó a Escobar

La banda que mejor imita a los Beatles en el mundo ofreció un show lleno de magia. El público, feliz.

Promediando las 21.45 se apagaron las luces y con la gigantografía del simple “Hey Jude” de fondo aparecieron las siluetas de los fabulosos Beats sobre el escenario del teatro municipal de Escobar. Fue entonces cuando sonaron los primeros acordes del tema que le da título al disco, siguiendo con un popurrí que incluyó “Let it be”, “Birthday”, “Back in the USSR” y algunos más, con los cuales el público fue entrando en calor.
En el primer bloque del show, The Beats realizó una sucesión de temas que abarcaron desde el “Album Blanco” hasta “Abbey Road”, donde la gente coreó cada una de las canciones fervorosamente.
Luego, a modo de intervalo, se mostró un video que proyectó la famosa “encamada” de John Lennon proclamando la paz en el mundo, para así dar paso al John argentino entonando “Give peace a chance” sobre una cama, acompañado por palmas y coros de todos los presentes.
Más tarde se vieron imágenes de los Beatles en el mítico Shea Estadium y allí fue donde ingresaron con los trajes idénticos a los que se usaron esa noche de 1965 con los clásicos “We can work it out”, “A hard day’s night” y “Can’t buy me love”, entre otros.
Después le dieron el paso a Eloy Fernández (Paul McCartney), que se destacó en una versión inolvidable de “Yesterday” y más tarde cantó “The fool on the hill” sobre un atril con el video de fondo imitando al Paul más romántico.
Siguió Diego Pérez (John Lennon) con “Imagine” -el himno de la paz-, donde a más de uno se le cayó una lágrima.
The Beats avanzó con la época de “Magical Mystery tour”, donde se los vio en los disfraces que ilustran la tapa del disco y ahí todo fue una fiesta mágica y misteriosa.
Un rato después llegó la época del “Sgt. Peppers” con “Eleonor Rigby” y “Lucy in the sky with diamonds”. El bloque se cerró con “A day in the life”, enmarcando ese momento con ellos sobre el fondo de la tapa del disco “Sgt. Peppers lonely hearts club band”.
A la vuelta de un nuevo intervalo salieron entonando las estrofas de “Mamma you know” enfundados en smoking blancos y reproduciendo la clásica coreografía que interpretaran los Beatles para el video de dicha canción.
Promediando la noche tocaron “All you need is love”, donde todo fue un canto al amor y a la paz, dejando un espacio para volver con los conocidos trajes grises y cerrar la noche con “From me to you”, “I wanna hold your hand” (en el cual quedan “congelados” para que todos se lleven un recuerdo fotográfico inigualable). Tras ello, la noche terminó con “Twist and shout”, al igual que lo hacían los originales en sus shows.
Párrafo aparte para la buena onda que el grupo tiene con el público en todo momento, generando un intercambio de gentilezas constante. Por eso, una vez finalizado el show volvieron al escenario y, en devolución a tanto cariño, tocaron “She loves you”, para el delirio de todos los presentes en el Tomás Seminari.
En fin… puede decirse que al menos por una noche Liverpool y la atmósfera de The Cavern se trasladaron este sábado a Belén de Escobar para reflotar el espíritu de los fabulosos Beatles.
Colaboración periodística de Gonzalo Ferretti para El Día de Escobar
The Beats presentó este sábado su espectáculo "Irrepetible", ante un público que disfrutó de principio a fin.

The Beats presentó este sábado su espectáculo "Irrepetible", ante un público que disfrutó de principio a fin.

Promediando las 21.45 se apagaron las luces y con la gigantografía del simple “Hey Jude” de fondo aparecieron las siluetas de los fabulosos Beats sobre el escenario del teatro municipal de Escobar. Fue entonces cuando sonaron los primeros acordes del tema que le da título al disco, siguiendo con un popurrí que incluyó “Let it be”, “Birthday”, “Back in the USSR” y algunos más, con los cuales el público fue entrando en calor.

Te puede interesar  Comienzan las audiciones para el nuevo taller de “Pepe” Cibrián en el Seminari

En el primer bloque del show, The Beats realizó una sucesión de temas que abarcaron desde el “Album Blanco” hasta “Abbey Road”, donde la gente coreó cada una de las canciones fervorosamente.

Luego, a modo de intervalo, se mostró un video que proyectó la famosa “encamada” de John Lennon proclamando la paz en el mundo, para así dar paso al John argentino entonando “Give peace a chance” sobre una cama, acompañado por palmas y coros de todos los presentes.

Más tarde se vieron imágenes de los Beatles en el mítico Shea Estadium y allí fue donde ingresaron con los trajes idénticos a los que se usaron esa noche de 1965 con los clásicos “We can work it out”, “A hard day’s night” y “Can’t buy me love”, entre otros.

Te puede interesar  Campa, Guinzburg, Aráoz y Joe Fernández: lo que se viene en el Seminari

Después le dieron el paso a Eloy Fernández (Paul McCartney), que se destacó en una versión inolvidable de “Yesterday” y más tarde cantó “The fool on the hill” sobre un atril con el video de fondo imitando al Paul más romántico.

Siguió Diego Pérez (John Lennon) con “Imagine” -el himno de la paz-, donde a más de uno se le cayó una lágrima.

The Beats avanzó con la época de “Magical Mystery tour”, donde se los vio en los disfraces que ilustran la tapa del disco y ahí todo fue una fiesta mágica y misteriosa.

Un rato después llegó la época del “Sgt. Peppers” con “Eleonor Rigby” y “Lucy in the sky with diamonds”. El bloque se cerró con “A day in the life”, enmarcando ese momento con ellos sobre el fondo de la tapa del disco “Sgt. Peppers lonely hearts club band”.

A la vuelta de un nuevo intervalo salieron entonando las estrofas de “Mamma you know” enfundados en smoking blancos y reproduciendo la clásica coreografía que interpretaran los Beatles para el video de dicha canción.

Promediando la noche tocaron “All you need is love”, donde todo fue un canto al amor y a la paz, dejando un espacio para volver con los conocidos trajes grises y cerrar la noche con “From me to you”, “I wanna hold your hand” (en el cual quedan “congelados” para que todos se lleven un recuerdo fotográfico inigualable). Tras ello, la noche terminó con “Twist and shout”, al igual que lo hacían los originales en sus shows.

Párrafo aparte para la buena onda que el grupo tiene con el público en todo momento, generando un intercambio de gentilezas constante. Por eso, una vez finalizado el show volvieron al escenario y, en devolución a tanto cariño, tocaron “She loves you”, para el delirio de todos los presentes en el Tomás Seminari.

En fin… puede decirse que al menos por una noche Liverpool y la atmósfera de The Cavern se trasladaron este sábado a Belén de Escobar para reflotar el espíritu de los fabulosos Beatles.

Colaboración periodística de Gonzalo Ferretti para El Día de Escobar

Dejá tu comentario

Seguí leyendo