Mejora la situación en Coprovi, tras los reclamos de los vecinos

blank Se normalizó el transporte público y otros problemas están en vías de solución. La Sociedad de Fomento destacó los avances.

blank
blank
Arguello consideró como logros de los vecinos las respuestas obtenidas desde la última reunión.

Arguello consideró como logros de los vecinos las respuestas obtenidas desde la última reunión.

Los reclamos elevados desde la Sociedad de Fomento de Coprovi empezaron a ser escuchados por las autoridades. “Tuvimos  avances muy importantes en este tiempo”, afirmó su presidenta, María Fernanda Argüello, durante una nueva asamblea que se realizó este sábado en la entidad.

El mes pasado los vecinos del barrio se reunieron para plantear distintas problemáticas que venían sufriendo, entre las cuales se encontraba la irregularidad del transporte público. A poco más de un mes, Coprovi comienza a ver las primeras formas de las soluciones prometidas.

“Estuvimos reclamando que tengamos servicio los fines de semana y pidiendo también la extensión del horario hasta las 22.30. El Municipio se comprometió a encargarse de este tema”, aseguró Argüello.

“Otra buena noticia es que están arreglando el tanque comunitario de agua. Lo limpiaron, sacaron la flora que estaba colgando y lo están pintado”, señaló. Además, mencionó que tras una reunión con los secretarios de Gobierno, Roberto Palau, y de Infraestructura, Rubén Cabrera, “obtuvimos respuestas a los cinco expedientes que presentamos con las problemáticas del barrio”.

“Las autoridades prometieron que en un lapso de quince días se llevará a cabo un operativo de limpieza del barrio Coprovi. Lo mismo pasó con el expediente que planteaba mejoras en la infraestructura, donde se afirmó que los carteles de señalización y las rampas para discapacitados serían instalados en un breve lapso, aunque aun no hay una fecha fijada”.

En lo que respecta a los asfaltos de las calles José Hernández y Sanguinetti, dijeron que “iba a ser tratado en la segunda etapa de obras”. Asimismo, dos agrimensores irán al barrio en estos días para evaluar soluciones al problema de las inundaciones. En cuanto a la solicitud de lomadas de burro, desde la Comuna se comprometieron a consensuar con los vecinos los lugares adecuados para hacerlos.

A pesar de que el grupo de vecinos que acudió a la reunión de este sábado fue considerablemente menor al del mes pasado, todos participaron de manera activa y equitativa en el planteo de los problemas y de las posibles soluciones de las cuestiones que quedan pendientes en el barrio. “Comenzamos a hacer futuro y gracias a ustedes”, aseguró Argüelo en dirección a ellos y a los medios de prensa que volvieron a cubrir la convocatoria.

La excepción a la regla

Al igual que en la convocatoria del mes pasado, el concejal Luis Balbi (Unión Celeste y Blanco) volvió a asomarse por el barrio Coprovi para mantenerse al tanto de las problemáticas barriales y, según explicó, tratar de ayudar en la búsqueda de soluciones. Argüello se mostró plenamente agradecida: “Cuando llegué a casa después de la reunión del mes pasado pensé que no iba a hacer nada, pero me equivoqué. Vino, habló e hizo. Y si bien es su trabajo, no todos lo hacen, por eso es importante destacar a quienes sí cumplen”, subrayó.

Se esperaba que el sábado otros concejales participaran del encuentro en Coprovi, pero solo estuvo Balbi, mientras que Oscar Fontán (Peronismo Federal) envió a su secretario.

Un sueño cercano

Que la Sociedad de Fomento pueda tener su sede propia -en la actualidad funciona provisoriamente en un inmueble de la calle Almafuerte- es uno de los grandes anhelos del barrio y de María Fernanda Argüello. “Tener nuestra sede no implica un lugar vacío con un par de sillas donde la gente se junte a tomar mate. Tiene que ser un espacio recreativo, donde haya actividades, como informática y deportes, donde nuestros chicos puedan estar. De acá a siete meses, cuando termina mi mandato, quisiera que haya realmente en el barrio un espacio cultural”, afirmó.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo