Fin de semana extra largo al ritmo de las murgas con el “Carnaval de la Flor”

El ciclo de corsos organizado por el Municipio convocó a miles de familias en las cinco localidades. Pero no todo fue diversión: incidentes aislados en Belén de Escobar y Garín opacaron lo que debía ser una fiesta. La reacción del Intendente.

Plumas. Las murgas se adueñaron de las calles del distrito durante cinco noches.

El ciclo de corsos organizado por el Municipio convocó a miles de familias. Pero no todo fue diversión: incidentes aislados en Belén de Escobar y Garín opacaron lo que debía ser una fiesta.

A lo largo de este fin de semana y el anterior, el “Carnaval de la Flor” convocó a más de 100.000 personas en las cinco localidades del partido de Escobar, según informaron desde el Municipio en un comunicado de prensa con tinte optimista. Sin embargo, no todo fue diversión, ya que algunos incidentes aislados opacaron lo que debía ser una verdadera fiesta popular.

El ciclo organizado por la Subsecretaría de Cultura de la Comuna tuvo su primera presentación el viernes 17 y el sábado 18, para continuar del sábado 25 al lunes 27. Durante las cinco noches desfilaron 50 murgas y comparsas locales y de la zona, hubo shows musicales, concursos de disfraces y ferias de microemprendedores.

Te puede interesar  Un joven de Maschwitz es uno de los protagonistas de La Sociedad de la Nieve

Cada localidad tuvo su noche especial, donde la Municipalidad montó un escenario para que los vecinos disfrutaran con mayor comodidad y seguridad de los espectáculos de las murgas y los artistas.

Lo que faltaba. La banda local de cumbia pop fue una de las protagonistas del carnaval.

En Belén de Escobar la celebración del Rey Momo se desarrolló sobre la avenida Belgrano, entre Tapia de Cruz y Travi; en Garín, en el boulevard Perón, entre Mateo Churich y 2 de Abril; en Ingeniero Maschwitz, sobre la avenida Villanueva, entre Corrientes y Córdoba; en Maquinista Savio, las murgas desfilaron por la calle El Ruiseñor, entre San Juan y Amapolas; mientras que en Matheu los corsos se hicieron en el lugar de siempre: la calle Nazarre, entre ruta 25 y Melo.

Pero no todo fue alegría y diversión: incidentes aislados ocurridos en los carnavales de Belén de Escobar y Garín opacaron el cierre del carnaval y dejaron un sabor amargo, porque una vez más la violencia se impuso sobre la camaradería que debería reinar entre los vecinos, dejando al margen las diferencias entre barrios, murgas o lo que sea. Para peor, la intervención policial no habría sido atinada: trascendió que en boulevard Perón hubo uniformados que confundieron víctimas con victimarios y agravaron el dantesco cuadro, donde volaron proyectiles por los aires y lastimaron a varios inocentes.

Te puede interesar  Un joven de Maschwitz es uno de los protagonistas de La Sociedad de la Nieve

Sobre estos sucesos, ampliamente repudiados en las redes sociales, el intendente Ariel Sujarchuk hizo alusión al fustigar “la lamentable presencia de un pequeño grupo de inadaptados que protagonizó escaramuzas con la Policía». No obstante, sostuvo que esto «no debe empañar la fiesta sino hacernos seguir trabajando para que el respeto, la tolerancia y la cultura llegue a todos los rincones de nuestro distrito y así aprender todos a convivir».

En declaraciones que se difundieron a través de un comunicado, el jefe comunal también deslizó una autocrítica y se comprometió a tomar recaudos para los corsos de 2018: «En el próximo carnaval desplegaremos una organización mejor y mayor, con lugares especiales para la comodidad y seguridad del público”, afirmó.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo