Falleció Juan Carlos Morano, un histórico y querido diariero escobarense

Tenía 77 años y desde los 12 se dedicaba a la venta de diarios y revistas. Estaba atravesando una severa enfermedad.

juan carlos morano en su kiosco

Una triste noticia se conoció este martes a través de las redes sociales: el fallecimiento de Juan Carlos Morano (77), un histórico y querido diariero de Belén de Escobar. Un hombre bueno, trabajador y cumplidor, a quien sus clientes seguramente recordarán con gran afecto.

Para muchos era “Moranito” o “Corbatta”, como solían llamarlo de chico debido a su fanatismo por Racing de Avellaneda y aquel legendario delantero al que idolatraba. Según sus allegados, venía luchando ante una difícil enfermedad que se propagó y llevó a su internación en distintos nosocomios en el último tiempo. La complejidad de su caso hizo imposible su recuperación.

“Ya el cuerpo no le daba más, estaba complicado por los pulmones. Pobre, lo disfrutamos mucho, era un señorito, muy gentil. A mí me llevaba el diario La Nación todos los viernes y los domingos”, le contó a El Día de Escobar Guillermo Alvarez, amigo y cliente suyo.

Morano se inició en la venta de diarios y revistas cuando tenía solo 12 años, en 1959. Primero lo hacía solo los fines de semana, pero al año siguiente empezó a hacerlo todos los días, en bici. Hasta que tuvo su propio puesto de ventas sobre la avenida San Martín, delante del bar de la familia Demarco.

Te puede interesar  Murió Gregorio Perez Companc, un multimillonario que dejó su huella en Escobar

“Fue después de hacer la ‘colimba’, en el ‘68. Mi reparto se había extendido, llegaba a El Cazador, La Chechela… Y Carlitos (Víctor Van de Velde, el primer canillita de Escobar) me avaló esta parada. Compré el puesto y seguí con el reparto. Se vendía bastante”, recordaba hace unos años, en una entrevista.

Acostumbrado a dormir pocas horas, se acostaba no antes de la medianoche y todos los días se levantaba religiosamente a las 5 de la mañana para esperar el camión y descargar las publicaciones.

Juan Carlos Morano en su puesto de diarios y revistas
Segundo hogar. “Corbatta” en su kiosco de diarios y revistas de la avenida San Martín.

“La mejor época fue la del ‘80, se vendía muchísimo. Principalmente las revistas para mujeres y adolescentes, y en los mundiales se vendían todos los El Gráfico y la Goles”, contaba.

Hincha fanático de Racing, pasión que le transmitió un cuñado, cuando él era chico, durante un tiempo también se desempeñó en la comisión directiva de la Liga Escobarense de Fútbol.

Te puede interesar  Un chofer de la línea 291 se quitó la vida en su casa del barrio La Chechela

Amante de los asados y las pastas, los crucigramas, el fútbol y las escapadas para conocer el país. Su cuenta pendiente fue formar una familia. “A lo mejor fue algo hereditario, no sé. Tengo varios tíos que también quedaron solteros. Tuve varias novias y amistades, pero no se llegó a concretar nada”, confesaba.

Hace poco, en diciembre de 2022, el Municipio le entregó una distinción, junto a otros vecinos escobarenses, por su trayectoria laboral. La celebración se llevó a cabo en un predio de eventos de El Cazador y para él ese reconocimiento fue una caricia al alma.

Su puesto de diarios fue su segunda casa, el lugar donde estaba mañanas y tardes, y por donde todos sus clientes y amigos iban a saludarlo o le tocaban bocina al pasar. Siempre amable, educado y servicial, “Corbatta” dejó una huella entre los escobarenses. Se lo va a extrañar.

Morano, distinción en mano, y autoridades municipales
Reconocimiento. A fines de 2022 el Municipio le entregó una distinción por su trayectoria.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo