Detuvieron en Villa Gesell al sujeto que le confesó a su ex que abusó de sus hijas

Personal de la DDI apresó a Ariel Catalán en inmediaciones de la terminal de esa localidad balnearia. Podría afrontar una condena de 15 años de prisión.

blank
blank

Pedófilo. Catalán vivía en el barrio 24 de Febrero, de Garín, y se fugó a la Costa Atlántica.

Personal de la DDI logró apresar a Ariel Catalán en inmediaciones de la terminal de ómnibus de esa localidad balnearia. Podría afrontar una condena de 15 años de prisión.

A poco menos de un mes de que el caso tomara estado público, personal de la DDI de Villa Gesell detuvo en cercanías de la terminal de ómnibus de esa ciudad balnearia a Ariel Maximiliano Catalán, conocido como “Pattán”, el sujeto que le confesó a su ex pareja que había abusado sexualmente de sus dos hijas.

La detención de Catalán se produjo en la madrugada de este viernes, como resultado de las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía de Género de Escobar, a cargo del fiscal Christian Fabio, quien este mediodía tenía previsto tomarle declaración al depravado.

Simultáneamente trascendió que Catalán había estado el fin de semana pasado en la ciudad de Mar del  Plata, donde los detectives no pudieron dar con él. No obstante, las tareas de inteligencia, que incluyeron el análisis de comunicaciones telefónicas, permitieron que la policía pueda hallarlo días después.

Cronología del horror

Nancy Hermosilla y Ariel Catalán convivieron durante cuatro años y medio. En un momento, la mujer comenzó a notar actitudes extrañas en sus hijas y supo que algo estaba pasando cuando la más grande decidió irse a vivir con su papá.

Después de un fin de semana largo, la más chiquita le contó a la madre que su pareja estaba abusando de ellas. «No te dije nada porque él me decía que si te contaba me ibas a pegar», le habría dicho la nena. Inmediatamente Nancy decidió irse y comenzó a juntar pruebas para denunciar a Catalán.

El depravado habría abusado en, al menos, ocho oportunidades de las menores, que ahora tienen 8 y 10 años. Las manoseó, las apoyó, las obligó a masturbarlo y a mirar videos pornográficos, según la denuncia. En ese momento, la mayor tenía cinco años. Los hechos habrían ocurrido en el barrio 24 de Febrero (Fonavi), en Garín.

Antes de hacer la denuncia, Nancy quería que confesara. Sabía que podía conseguirlo y por eso, con todo el dolor, el odio y la bronca, se volvió a encontrar con «Pattán» para que afirmara lo que había hecho.

En un audio que se hizo público y que forma parte del expediente judicial, se escucha que el acusado le confiesa haber abusado de sus hijas. Apenas tuvo todas las pruebas, la mujer se puso en contacto con la Defensoría de Género de Escobar, que desde entonces la está asesorando.

«Es un caso muy particular y complejo. Nancy quiso reunirse con él para conseguir su confesión, pero la realidad es que al volver a verlo quería matarlo. El audio forma parte del expediente y de alguna forma se filtró sin nuestro consentimiento», contó Carolina Abregú, miembro de la Defensoría.

«A Nancy comenzaron a llamarle la atención actitudes de su hija mayor, que de un día para el otro se fue a vivir a lo de su papá y le empezó a ir mal en el colegio. Fue después de un tiempo que la nena más chica le contó. Nancy quedó en shock», aseguró Abregú, quien confirmó que la mujer también sufría violencia de género por parte de Catalán.

Ahora el pedófilo deberá aguardar en el penal de Campana la realización del juicio oral y público por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado”, que prevé una pena mínima de 15 años de prisión.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo