Un asesor de “Acero” Cali denunció al intendente Sujarchuk y a Costantini

El denunciante es Miguel Beláustegui, otrora funcionario de Guzmán y mano derecha del ex luchador. Pidió a la Justicia que cite como testigos a Elisa Carrió y al periodista Hugo Alconada Mon. Es por un convenio entre el Municipio y la empresa Consultatio.

blank
blank

Tándem. Cali y Beláustegui llevaron el acuerdo entre el Municipio y Consultatio a la Justicia.

El denunciante es Miguel Beláustegui, mano derecha del ex luchador. Pidió a la Justicia que cite como testigos a Elisa Carrió y al periodista Hugo Alconada Mon. Es por un convenio entre el Municipio y la empresa Consultatio.

Un asesor del concejal Jorge “Acero” Cali presentó una denuncia en el Juzgado Federal de Zárate-Campana contra el intendente Ariel Sujarchuk y el empresario Eduardo Costantini, por supuestas irregularidades en un convenio entre el Municipio y la empresa Consultatio.

El denunciante es Miguel José Beláustegui -domiciliado en el country Haras Santa María, en Loma Verde-, quien fuera secretario de Ingresos Públicos del Municipio durante la primera intendencia de Sandro Guzmán y actualmente se desempeña como asesor del ex luchador de kick boxing en el Concejo Deliberante de Escobar.

En su presentación ante el juzgado federal, Beláustegui pidió que se investigue a Sujarchuk por los presuntos delitos de “abuso de autoridad, negociaciones incompatibles con la función pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

La denuncia cuestiona un convenio entre el Municipio y la empresa Consultatio, en el cual se resolvió la cesión de tierras del megaemprendimiento urbanístico Puertos para espacios verdes y equipamiento comunitario de uso público. El mismo que dio origen a la remodelación de la plaza principal de Belén de Escobar y a la peatonalización de la calle Yrigoyen al 600, con un aporte privado cercano a los $16 millones, como parte de pago de esas parcelas, en cumplimiento de la ley provincial 8912/77 de Uso de Suelo y Ordenamiento Territorial.

Los pocos fundamentos que vierte Beláustegui en el escrito son los mismos que Cali expuso en la sesión del 28 de diciembre del año pasado, donde el convenio fue convalidado por mayoría con el voto de los concejales del oficialismo, los de Sandro Guzmán (Unidos por Escobar) y del Frente Renovador. El macrismo, por su parte, pidió que el expediente quedara en comisión con el pretexto de estudiarlo con más detenimiento.

Denunciante. Miguel Beláustegui es asesor de Cali.

Beláustegui afirma que la cotización de las tierras cedidas por el Municipio a un valor de 10 dólares por metro cuadrado “es irrisoria”, por lo cual infiere que el acuerdo fue “un negociado millonario que deja explícita la gran estafa que se le está realizando al pueblo de Escobar”. “Los valores de mercado superan en más de 1.000% (sic) ese ridículo precio”, asegura.

También pone un ligero manto de sospechas sobre los tiempos con los que avanzó el trámite del expediente administrativo 15.543/2016. Al respecto, apunta que el mismo se inició el 27 de junio del año pasado por una nota de Consultatio y que el convenio se firmó el 14 de julio; es decir, menos de un mes después.

“Resulta inverosímil que semejante convenio, que involucra no solo tierras del Municipio sino montos absurdos, se concrete con tanta lucidez y celeridad. Es evidente que detrás del mismo se esconden los intereses codiciosos del intendente, que en lugar de ejercer su función con una actitud política correcta, la ejecuta para enriquecerse ilícitamente”, acusa  Beláustegui.

El escrito contiene doce páginas, en las que no aporta muchos más datos concretos y sí abunda en toda clase de adjetivos. Por caso, se refiere a Sujarchuk como un “bandido” y lo define como “el intendente más corrupto que registra la historia de Escobar”, al mismo tiempo que califica al convenio como “despojo”, “farsa”, “escandaloso” y “fraudulento”. También incluye largos extractos de declaraciones del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti.

Asimismo, el asesor de Cali pide que se investigue al presidente de Consultatio, Eduardo Costantini, por presunto cohecho (soborno); al secretario de Planificación y Espacio Público del Municipio, arquitecto Gastón D’Aquino, como “partícipe necesario” del concurso de delitos que le endilga al intendente; y a los concejales que aprobaron la ordenanza que convalidó el convenio.

“La actitud de los co-imputados de gestar, aprobar, convalidar y sancionar semejante proyecto contranatura merece el más severo reproche y encuentra como única y exclusiva finalidad el enriquecimiento ilícito”, sentencia.

Así las cosas, Beláustegui le solicita al juez que cite a declarar como testigos a la diputada nacional Elisa Carrió y al periodista Hugo Alconada Mon, conocido por su participación en la investigación de las cuentas off shore del presidente Mauricio Macri en Panamá. Extraño planteo, ya que no explica qué relación o información tendrían ambos sobre el asunto de marras.

Otra «curiosidad» es que la denuncia se dio a conocer a través de envíos masivos por WhatsApp y redes sociales que realizó la hermana del ex presidente del Concejo Deliberante, Natalia Cali. El documento está en formato pdf y no cuenta con fecha de recepción en el fuero federal.

No caben dudas de que esta acción forma parte de una venganza política de “Acero” Cali contra Sujarchuk, a quien responsabiliza de haber orquestado una supuesta operación de prensa (aquel recordado informe de Telenoche) para destituirlo de la presidencia del Legislativo. Aún así, será una vez más la  Justicia quien determine si se está ante un “negociado millonario”, como dice Beláustegui, o si solo se trata de un mero manotazo de ahogado de su jefe.

Dejá tu comentario

Seguí leyendo