blank

En un tenso operativo, Mario Lidji fue retirado por la fuerza de la fábrica textil, ya cerrada, que el año pasado vendió a la comunidad evangélica «Buenas Nuevas».